martes, 15 de junio de 2010

LITERATURA CUBANA - POESÍAS DE JOSÉ MARTÍ

Aquí van dos hermosas poesías de José Martí; político, pensador, periodista, filósofo, poeta y masón cubano, nacido el 28 de Enero de 1853 en La Habana, y fallecido el 19 de Mayo de 1895 en Dos Ríos, Cuba.






Los zapaticos de rosa


Hay sol bueno y mar de espuma,
y arena fina, y Pilar
quiere salir a estrenar
su sombrerito de pluma.

-"¡Vaya la niña divina!"
dice el padre, y le da un beso.
-"¡Vaya mi pájaro preso
a buscarme arena fina!".

-"¡Yo voy con mi niña hermosa!"
le dijo la madre buena;
-"¡no te manches en la arena
los zapaticos de rosa!".

Fueron las dos al jardín
por la calle del laurel:
la madre cogió un clavel
y Pilar cogió un jazmín.

Ella va de todo juego,
con aro, balde y paleta.
El balde es color violeta;
el aro es color de fuego.

Vienen a verlas pasar:
Nadie quiere verlas ir:
La madre se echa a reír,
y un viejo se echa a llorar.

El aire fresco despeina
a Pilar, que viene y va
muy oronda: "Dí, mamá:
¿Tú sabes qué cosa es reina?"

Y por si vuelven de noche
de la orilla de la mar,
para la madre y Pilar
manda luego el padre el coche.

Está la playa muy linda:
Todo el mundo está en la playa:
Lleva espejuelos el aya
de la francesa Florinda.

Está Alberto, el militar
que salió en la procesión
con tricornio y con bastón,
echando un bote a la mar.

¡Y qué mala, Magdalena,
con tantas cintas y lazos,
a la muñeca sin brazos
enterrándola en la arena!.

Conversan allá en las sillas,
sentadas con los señores,
las señoras, como flores,
debajo de las sombrillas.

Pero está con estos modos
tan serios, muy triste el mar:
¡Lo alegre es allá, al doblar,
en la barranca de todos!.

Dicen que suenan las olas
mejor allá en la barranca,
y que la arena es muy blanca
donde están las niñas solas.

Pilar corre a su mamá:
-"¡Mamá, yo voy a ser buena;
déjame ir sola a la arena:
allá, tú me ves, allá!".

-"¡Esta niña caprichosa!.
No hay tarde que no me enojes:
Anda, pero no te mojes
los zapaticos de rosa".

Le llega a los pies la espuma:
Gritan alegres las dos:
y se va, diciendo adiós,
la del sombrero de pluma.

¡Se va allá, donde ¡muy lejos!
las aguas son más salobres,
donde se sientan los pobres,
donde se sientan los viejos!.

Se fue la niña a jugar,
la espuma blanca bajó,
y pasó el tiempo, y pasó
un águila por el mar.

Y cuando el sol se ponía
detrás de un monte dorado,
un sombrerito callado
por las arenas venía.

Trabaja mucho, trabaja
para andar; ¿qué es lo que tiene
Pilar, que anda así, que viene
con la cabecita baja?

Bien sabe la madre hermosa
por qué le cuesta el andar;
-"¿Y los zapatos, Pilar,
los zapaticos de rosa?

-"¡Ah, loca!, ¿en dónde estarán?
¡Dí, dónde, Pilar!". -"Señora,
-dice una mujer que llora-,
¡están conmigo; aquí están!".

-"Yo tengo una niña enferma
que llora en el cuarto oscuro,
y la traigo al aire puro
a ver el sol, y a que duerma".

"Anoche soñó, soñó
con el cielo, y oyó un canto:
Me dio miedo, me dio espanto,
y la traje, y se durmió".

"Con sus dos brazos menudos
estaba como abrazando;
y yo mirando, mirando
sus piesecitos desnudos".

"Me llegó al cuerpo la espuma,
alcé los ojos, y vi
esta niña frente a mí
con su sombrero de pluma".

"¡Se parece a los retratos
tu niña" -dijo-. "¿Es de cera?
¿Quiere jugar? ¡Si quisiera!. . .
¿Y por qué está sin zapatos?

-"Mira: ¡la mano le abrasa,
y tiene los pies tan fríos!.
Oh, toma, toma los míos;
yo tengo más en mi casa!".

"No sé bien, señora hermosa,
lo que sucedió después:
¡Le vi a mi hijita en los pies
los zapaticos de rosa!.

Se vio sacar los pañuelos
a una rusa y a una inglesa;
y el aya de la francesa
se quitó los espejuelos.

Abrió la madre los brazos.
Se echó Pilar en su pecho,
y sacó el traje deshecho,
sin adornos y sin lazos.

Todo lo quiere saber
de la enferma la señora:
¡No quiere saber que llora
de pobreza una mujer!.

-"¡Sí, Pilar, dáselo!, ¡y eso
también!, ¡tu manta!, ¡tu anillo!. . .".
Y ella le dio su bolsillo,
le dio el clavel y le dio un beso.

Vuelven calladas de noche
a su casa del jardín,
y Pilar va en el cojín
de la derecha del coche.

Y dice una mariposa
que vio desde su rosal,
guardados en un cristal,
los zapaticos de rosa.

Los dos príncipes

1) El palacio está de luto
y en el trono llora el rey,
y la reina está llorando
donde no la pueden ver:
En pañuelos de olán fino
lloran la reina y el rey:
Los señores del palacio,
están llorando también.
Los caballos llevan negro
el penacho y el arnés:
Los caballos no han comido,
porque no quieren comer:
El laurel del patio grande
quedó sin hoja esta vez:
Todo el mundo fue al entierro
con coronas de laurel:
-¡El hijo del rey se ha muerto!.
¡Se le ha muerto el hijo al rey!.

2) En los álamos del monte
tiene su casa el pastor:
La pastora está diciendo
"¿Por qué tiene luz el sol?"
Las ovejas, cabizbajas,
vienen todas al portón:
¡Una caja larga y honda
está forrando el pastor!.
Entra y sale un perro triste:
Canta allá dentro una voz:
"¡Pajarito, yo estoy loca,
llevadme donde él voló!".
El pastor coge llorando
la pala y el azadón:
abre en la tierra una fosa;
echa en la fosa una flor.
-¡Se quedó el pastor sin hijo!.
¡Murió el hijo del pastor!.

Tags:


Imprimir votar

0 opiniones de los lectores:

Publicar un comentario en la entrada

¿Cuál es tu opinión sobre este artículo?; ¿tienes más datos para aportar o algo que sugerir?; ¿tienes una duda o alguna idea para compartir?:
Escribe aquí tu comentario. Hazlo con educación y respeto.
No utilices este espacio para hacer publicidad. Los comentarios de esa clase serán eliminados.