sábado, 4 de septiembre de 2010

HABLEMOS SOBRE LA ACELGA


Hojas de acelga

Acelga

En este artículo encontrarás información útil sobre la acelga: cómo comprarla, cómo limpiarla, modo de conservación y sus valores nutricionales.

Cómo comprar la acelga

Si se va a comprar fresca y entera, es mejor no escoger la acelga demasiado grande, ya que la de mayor tamaño es menos sabrosa. Hay que fijarse bien que las hojas sean tiernas, que no estén marchitas, ni tengan manchas, y que sean de color verde uniforme y brillante. Las pencas deben ser firmes.
Para saber si una acelga es vieja, hay que mirar si sus hojas son muy grandes y ásperas. Si su color es amarillento en lugar de verde, o si las pencas tienen los tallos muy fibrosos, es mejor no comerla, porque puede adquirir un sabor amargo. La mejor época para comprarla fresca, es de finales de otoño a comienzos de primavera. También se puede encontrar en el mercado congelada.

Cómo limpiar la acelga

Hay que separar las hojas de la acelga, y lavarlas para retirar la tierra adherida. Pelar las pencas quitando las hebras o hilos que puedan tener, tirando hacia abajo con un cuchillo. Es aconsejable comer las hojas verdes, además de las pencas, pues en ellas se concentra la mayor parte de ácido fólico. La forma más común de prepararla es hervida, sola o acompañada de papas y zanahoria. También se puede preparar en olla a presión o al vapor, que permite aprovechar mejor las vitaminas y minerales, ya que no se pierden en el caldo de cocción.

Cómo conservarla

Es recomendable que no pasen muchos días antes de comer la acelga, porque se estropea fácilmente. Conviene cocinarla o congelarla dos o tres días después de su recolección. Para conservarla cuatro o cinco días más, guardarla en la heladera, en una bolsa de plástico sin cerrar o con agujeritos. Para congelar la acelga fresca, es mejor pasarla antes por agua hirviendo durante 2 minutos, e introducirla después en agua fría con hielo para cortar la cocción, y que las hojas no pierdan su color verde. Para freírla, es recomendable retirar el agua, envolviendo las pencas en papel absorbente.

Valores nutricionales de la acelga

La acelga es digestiva, laxante, con un alto poder saciante, y ayuda a eliminar los líquidos retenidos en el organismo.
La acelga reúne un amplio abanico de vitaminas, es rica en fibra, y cuenta con minerales como calcio y hierro, que no son abundantes en otras verduras, y el potasio necesario para transmitir los impulsos nerviosos en la actividad muscular. Su contenido en agua es muy alto, lo que la convierte en un alimento muy diurético, con un aporte energético bajo, por lo que es aconsejada en dietas de adelgazamiento y en personas con hipertensión. Por su hierro, es muy útil en casos de anemia y estreñimiento. Además, resulta calmante en los problemas digestivos e intestinales. Destacan en ella la vitamina C y el betacaroteno o provitamina A, de ahí su carácter protector ante el cáncer, pues estas sustancias actúan como antioxidantes del organismo. La vitamina A es importante para la vista, piel, cabello, huesos y sistema inmunológico. La acelga está recomendada para embarazadas por su riqueza en ácido fólico, que ayuda a prevenir la anencefalia y la espina bífida.
La acelga aporta el 25% de las necesidades diarias de potasio, el 30% de las de calcio, el 50% de hierro y el 20% de vitamina E.

(Información extraída de suplemento "Yo amo la verdura").

Por favor, comparte en tus redes sociales esta interesante lectura sobre la acelga.

Temas de esta publicación:


votar

6 comentarios:

  1. buenísima la información, que increible que contenga tanto, no?!
    gracias por compartirla!!

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola Pato!.
    Es verdad. Creo que todos deberíamos prestar más atención a los nutrientes contenidos en los alimentos, y así elegir los que resultan más beneficiosos para nuestra salud, y pocas veces lo tomamos en cuenta.
    ¡Me alegro mucho por tu visita, y te mando un beso enorme!.

    ResponderEliminar
  3. Mi querida Sole, perdona q no te visitara, pero es que llevo unos dias regular nada más. Me he despertado tan temprano de la tos que me da...no es cuestión de despertar al hospital entero. Ya me dieron mi medicación.
    En cuanto al post...es maravilloso. A mi las hacelgas me encantan, pero hasta que no me quiten la vesícula, nada de verduras de hoja ancha. Sabía que tiene muchas propiedades, pero lo has redactado tan bien, que me encontré más de las que suponía. Este post es muy bueno, así la gente que lo lea, se entera de lo buena que es. Yo soy ovilacteo-vegetariana, te puedes imaginar las verduras...no hay una que no me guste. Ahora por la enfermedad y hasta que pueda comer de todo, ya me van dando purés de verduras y te pormeto que es lo que más disfruto, junto con el de las frutas. Un besote enorme Sole. Con todo mi cariño. Uru.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola Uru!.
    Qué lindo es encontrarte entre mis comentarios.
    Me alegro de que te haya gustado el post.
    Ya verás que pronto estarás mejor, y podrás comer lo que te apetezca. Mientras tanto cuídate mucho, que con tu energía positiva y con ayuda superior, pronto vas a estar bien, estoy segura.
    ¡Te mando miles de besotes, amiga!.
    Te quiero mucho.

    ResponderEliminar
  5. Que recomendaciones , Sole.
    Tenés que confesar que últimanente estás mas vegetariana que nunca, jaja.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. ¡Jaja, es verdad, Adrián!. Últimamente se me ha dado por lo natural; tengo mis etapas.
    Te mando un beso enorme y gracias por pasar por casa.

    ResponderEliminar

¿Cuál es tu opinión sobre este artículo?; ¿tienes más datos para aportar o algo que sugerir?; ¿tienes una duda o alguna idea para compartir?:
Escribe aquí tu comentario. Hazlo con educación y respeto.
No utilices este espacio para hacer publicidad. Los comentarios de esa clase serán eliminados.