domingo, 20 de septiembre de 2009

EL CUIDADO DE LOS DIENTES DURANTE EL EMBARAZO


Embarazada cepillándose los dientes

PREVENCIÓN ODONTOLÓGICA EN LA MUJER EMBARAZADA


El siguiente informe fue realizado por el Dr. Álvaro Gadola.

La prevención en un sentido amplio, es un concepto que se relaciona con la salud y la enfermedad, contemplando acciones que eviten, retrasen o impidan el inicio de la enfermedad, prolongando la situación de salud.
A nivel odontológico, esta prevención se puede aplicar al dicho que usaban nuestras abuelas, respecto a que cada embarazo significaba un diente menos, y un cálculo más.
En relación a las modificaciones que el embarazo y la lactancia producen en el metabolismo del calcio, es importante señalar que no es el bebé el que lleva a la descalcificación dentaria de la madre, puesto que ésta no ocurre cuando se mantiene un adecuado cuidado de la salud. A este respecto, las medidas que debe adoptar la embarazada son las siguientes:
  • Mantener una buena alimentación, ingiriendo todos los grupos de alimentos, carnes, frutas, verduras y cereales, que aportan todas las calorías, proteínas, vitaminas y minerales, necesarios para el crecimiento y desarrollo del bebé, y para la salud materna.
  • Controlar el uso de azúcares en la dieta, procurando no superar las cinco ingestas diarias de dulces, golosinas, refrescos cola, etc.
  • Realizar controles odontológicos periódicos durante el embarazo, para implementar, si es necesario, tratamientos dirigidos a disminuir el crecimiento de microorganismos.
  • Utilización de fluor en distintas presentaciones, de enjuagues bucales con sales fluoradas.
  • Controlar la placa microbiana dentaria, a través de un correcto cepillado, uso de hilo dental y uso de reveladores de placa.
Por otro lado, es preciso que el concepto de las caries, como enfermedad infecto contagiosa, se extienda en su prevención, no sólo a la madre embarazada, y a la puérpera, sino también al bebé, al que es posible transmitir la infección, y producir la enfermedad. Para evitarlo, será necesario:
  • No probar los alimentos del bebé con los mismos cubiertos.
  • No "limpiar" el chupete llevándoselo a la boca del adulto.
  • Prolongar el amamantamiento del bebé, para lograr un mejor desarrollo de los maxilares.
  • Usar gasa húmeda para limpiar la boca del bebé luego del amamantamiento.
(Información extraída de revista "Vidasana").

Temas de este artículo:


Imprimir votar

0 opiniones de los lectores:

Publicar un comentario

¿Cuál es tu opinión sobre este artículo?; ¿tienes más datos para aportar o algo que sugerir?; ¿tienes una duda o alguna idea para compartir?:
Escribe aquí tu comentario. Hazlo con educación y respeto.
No utilices este espacio para hacer publicidad. Los comentarios de esa clase serán eliminados.