martes, 29 de noviembre de 2016

CONSEJOS PARA LEER MEJOR - Tips de Lectura

Mujer sentada a la mesa junto a la ventana, leyendo un libro, con varias revistas y una planta.


Tips para Leer Mejor


Cualquier persona que haya estudiado en la escuela básica sabe leer. Esto no quiere decir que lea bien. Quien no haya desarrollado técnicas de lectura, inevitablemente, posee un hábito de lectura deficitario.

Son muchos los aspectos que hacen a una mala lectura: lentitud, meticulosidad excesiva, releer párrafos, desconcentración, mala percepción visual, los movimientos de los ojos y del cuerpo, atención a aspectos secundarios, etc.

Para mejorar tu lectura es necesario que conozcas algunos aspectos básicos pero, fundamentalmente, lo que hará mejorar tu velocidad de lectura y tu capacidad de comprensión será la ejercitación.

Consejos para Leer Mejor - Tips de Lectura


Unas Preguntas Previas



  • ¿Qué posición adoptas cuando lees?
  • ¿Mantienes la espalda derecha?
  • ¿Qué tipo de luz utilizas para leer?
  • ¿Sientes cansada la vista después de un tiempo de lectura?
  • ¿Lees de corrido un tema o te detienes y vuelves a leer?
  • ¿Comprendes fácilmente lo que lees?
  • ¿Consideras que lees con velocidad?
  • ¿Te duele la espalda mientras estudias?


Condiciones Externas a la Lectura


Cuando nos disponemos a leer -tarea fundamental para estudiar-, tenemos que poner atención hasta en el último detalle, inclusive en aquellos que parecen tener muy poca importancia.

Si vamos a leer poco tiempo, casi no tiene sentido que nos preocupemos; pero, si vamos a dedicar varias horas a la lectura, entonces debemos poner atención a cada pormenor.

Presta atención a los siguientes detalles y mejora tu lectura siguiendo estos tips:

Posición del Libro

Libro en posición correcta, abierto y colocado sobre un atril.

¿Cómo estudiamos? Habitualmente nos sentamos y ubicamos el libro o material de estudio sobre un escritorio o una mesa. Ahora bien, si lo dejamos completamente horizontal, deberemos doblar nuestra columna para inclinarnos sobre él y leer, lo que nos hará doler la espalda y el cuello al poco tiempo de lectura.

Lo más conveniente es levantarlo levemente: unos 45º. Para eso, podemos utilizar un atril o simplemente una pila de libros, de manera que el texto quede perpendicular a nuestros ojos, mientras mantenemos la espalda pegada al respaldo del asiento.

Nunca debemos levantar el libro con los brazos, ya que esta manera de sostenerlo nos obliga a mantener una postura tensionada y cansa innecesariamente los músculos de nuestros brazos y espalda.

Nuestra Postura a la Hora de Leer

Muchacha sentada con la espalda torcida, y la misma chica sentada a la mesa con la espalda recta.

Apoyemos los antebrazos sobre la mesa, manteniendo la espalda derecha, siempre pegada al respaldo de la silla. De este modo, lograremos un perfecto ángulo de lectura: que entre nuestros ojos y las letras exista una línea recta y nuestra visión se pose sobre las palabras sin inclinaciones que deformen el texto.

Jamás debes doblar la espalda ni ponerte en posturas extrañas, como recostado o sentado en el piso. Así sólo lograrás cansarte y abandonar rápidamente la lectura.

Lectura con Buena Luz


Luego, vamos a elegir la luz: no debe ser ni muy fuerte ni muy débil. Las personas de mayor edad necesitan por lo general luz más fuerte debido a sus deficiencias visuales, mientras que los más jóvenes utilizan menos luz. Cada uno de nosotros debe aprender a elegir la luz que le es más conveniente para leer.

La luz no debe darnos nunca en la cara, sino iluminar el texto. Si la luz nos da en los ojos, no sólo nos cansaremos más rápidamente, sino que nos obligará a fruncir el entrecejo, lo que nos proporcionará un feo dolor de cabeza al rato de estudio.

Por lo general, conviene utilizar un pequeño velador o reflector de luz blanca, de unos 60 watts de potencia, ubicado a nuestra izquierda y apuntando al texto.

Cuando encontremos posibilidades de usar correctamente la luz natural, debemos aprovecharla: nada ilumina mejor que el sol y cansa menos la vista. Lo que tenemos que evitar, en este caso, es que el sol dé directamente sobre el papel o sobre nuestros ojos. Un ambiente iluminado por luz natural, cerca de una ventana o balcón, es ideal.

Elección del Papel y las Tipografías


No siempre podemos elegir el tamaño de la letra de un texto, pero cuando compramos un libro es bueno escoger los de tipografías de mayor tamaño y de formas más simples, evitando letras con adornos.

El papel también es importante. Resultan perjudiciales para la lectura las hojas muy amarillentas o ásperas, o demasiado brillantes; conviene siempre leer sobre papel blanco que no produzca muchos reflejos dañinos para el prolongado rendimiento de los ojos.

¡Ojo con los Ojos!

Joven apoyada sobre una pila de libros, con los ojos cerrados y dos papeles sobre los párpados donde se dibujan sus ojos.

Cuando sientas la vista cansada debes interrumpir la lectura y no seguir forzando tus ojos. Cambia el enfoque de los ojos, es decir, mira a lo lejos durante algunos segundos. Cambiando el enfoque, mirando hacia determinados objetos que estén a diferentes distancias, te sentirás aliviado.

También es muy relajante mirar el cielo o una extensión de pasto verde.
Luego, gira los globos oculares para producir una descontracturación de los músculos del ojo. Es como una gimnasia del ojo que, cuando te acostumbres a hacerlo, te resultará agradable.

Pero el método de descanso ocular más efectivo es cerrar los ojos durante algunos minutos, apoyando los dedos sobre ellos sin presionar. Nada descansa más que la oscuridad y mantener los ojos cerrados. De hecho, dormir es indispensable, entre otras cosas, para descansar la vista luego de un día de trabajo o estudio.

Si tienes irritación en la vista, el remedio es muy fácil: cierra los ojos y coloca encima de ellos unos algodones empapados en agua fresca.

Para que la vista se canse menos, debemos hacer detenciones programadas de la lectura, cada media hora o cada 15 minutos.

Recuerda Siempre estos Consejos


Para leer necesitas:
  • Postura cómoda;
  • Excelente luz;
  • Correcta ubicación del libro;
  • Perfecto ángulo de lectura;
  • Buena calidad del papel;
  • Tipografías grandes y simples.


(Información extraída de “Enciclopedia Temática Complementaria General”).

Tomando en cuenta estos consejos podrás leer de forma más amena, práctica y con mayores resultados.

Si la información te ha sido útil, no olvides compartirla en tus Redes Sociales y escribir un comentario para colaborar con tus opiniones y sugerencias.

Lecturas recomendadas:

El Cuidado de Nuestros Ojos

Consejos para Estudiar Correctamente


¡A leer!

Imprimir
Leer más... votar

lunes, 24 de octubre de 2016

IMÁGENES DE ANIMALES CON FRASES CHISTOSAS

Cebra en una pradera riendo y diciendo: Ja ja ja, ¡no te lo pierdas!

Animales Chistosos con Frases


A continuación se muestran cuatro divertidos vídeos de animales en situaciones graciosas. Contienen diferentes imágenes con frases cómicas y mensajes de diálogo.


Imágenes de Animales Graciosos

Perros y Cachorros: imágenes divertidas con mensajes

Gatos Graciosos y Divertidos: gatitos con mensajes chistosos

¡Amor de Perros!: situaciones amorosas entre mascotas

Estos vídeos fueron extraídos de YouTube, canal VIDEOS PARA COMPARTIR.

No olvides escribir tu comentario ¡y compartir en tus redes sociales estas divertidas imágenes de animales con frases chistosas!

Imprimir
Leer más... votar

lunes, 10 de octubre de 2016

CONSEJOS PARA ESTUDIAR CORRECTAMENTE


Chicos estudiando con sus libros, marcadores y globo terráqueo


Estudiar no es sólo memorizar datos. Es una tarea integral, en la que ponemos en práctica diferentes capacidades tales como la lectura, la memoria, la asociación, la síntesis, etc. Todo eso lo hacemos intuitivamente. Pero si logramos desarrollarlas al máximo, obtendremos mejores y más duraderos resultados.

Guía de Tips y Consejos para Estudiantes



  1. Qué es Estudiar y cómo Hacerlo
  2. Aprender a Estudiar
  3. Algunas Preguntas que Debes Plantearte
  4. Organización del Día y los Horarios de Estudio
  5. Escogiendo los Mejores Momentos para Estudiar
  6. Planificar las Jornadas
  7. Dosificando los Tiempos
  8. Hábito de Estudio
  9. Atención y Concentración
  10. Nuestros Lugares de Estudio
  11. Estudiando en Grupos


Qué es Estudiar y cómo Hacerlo


El aprendizaje no consiste simplemente en una acumulación de conceptos o una suma de exámenes aprobados. Es el proceso por el cual ampliamos nuestros conocimientos y los relacionamos lógicamente para articularlos hábilmente en el momento justo en que los necesitamos. Por eso aprender nos ayuda a vivir mejor. Si transformas el estudio en una actividad divertida, útil y atrayente, podrás aprovechar al máximo los años que dedicas a tu formación. El estudio es la fantástica aventura de la investigación, de la adquisición del saber, y para que esta experiencia resulte aún más positiva, es importante descubrir las mejores maneras de estudiar, los lugares más cómodos, la forma de administrar el tiempo y, sobre todo, cómo incorporar el estudio a las actividades habituales, hacerlo parte de la vida diaria y de nuestras actividades predilectas.

Aprender a Estudiar

Alumnos haciendo apuntes en clase

Aprender a estudiar es la base de todo desarrollo intelectual, y dentro de este aprendizaje se incluyen:
  • El aumento de la capacidad de lectura;
  • El entrenamiento de la memoria;
  • Técnicas adecuadas para encontrar fuentes de información en la biblioteca y en Internet;
  • La correcta utilización de los materiales de estudio; entre otros aspectos importantes a tener en cuenta.

Algunas Preguntas que Debes Plantearte


Antes de comenzar, plantéate una pequeña autoevaluación para que sepas cuál es tu punto de partida sobre el tema:


  • ¿En qué momento del día estudias?
  • ¿Tienes momentos establecidos o lo decides de acuerdo con los exámenes?
  • ¿Cuánto tiempo puedes estar concentrado/a?
  • ¿Cuáles son las cosas que te desconcentran?
  • ¿Qué te motiva a estudiar?
  • ¿Estudias siempre en el mismo lugar?
  • ¿Te sientes cómodo en el lugar donde estudias?
  • ¿Por qué?

Organización del Día y los Tiempos de Estudio


No somos todos iguales; por lo tanto, cada estudiante tiene un tiempo y un horario en los que le rinde más el esfuerzo dedicado al aprendizaje. Lo que es muy malo y nunca resulta es dejar todo para leer en los últimos días y pretender aprender todo junto. Por eso, una tarea básica es calcular los tiempos correctamente y dividir las horas de estudio en varias jornadas, dejando para el final el repaso de todo lo leído o investigado.

Escogiendo los Mejores Momentos para Estudiar


No es bueno estudiar en cualquier momento. Cuando estás cansado, recargado de tareas o tuviste un día difícil, es conveniente descansar en lugar de ponerse a estudiar. Las horas que puedas descansar hoy, te rendirán el doble mañana, ya que estarás en todos tus sentidos al cien por ciento. Como leemos con los ojos, es muy importante elegir los horarios del día en que están más descansados y dispuestos. Las horas de la mañana, en este sentido, son las más rendidoras. Es más difícil mantener mucho tiempo de lectura de noche, trabajando con luz artificial y después de utilizar la vista todo el día. Tampoco es recomendable ver mucha televisión los días de estudio, ya que inevitablemente producirá cansancio en la vista y tendrás menor cantidad de tiempo en el que puedas fijar la visión. Además, las mañanas tienen otra ventaja: son el momento del día con mejor iluminación natural, cuando el aire está menos contaminado y límpido. Por lo tanto, conviene comenzar la tarea cuando respiramos y vemos mejor, cuando estamos descansados.

Planificar las Jornadas


La planificación del tiempo de estudio debe adaptarse a tus horarios. Si vas a la escuela durante el turno de la mañana, debes planificar tus tiempos de estudio para las primeras horas de la tarde; a la inversa, si tus turnos escolares son a la tarde. Seguramente si varios días de la semana los tienes ocupados, ya que vas a gimnasia, o estudias música, computación, idiomas u otra materia extra, o practicas algún hobby o deporte. Entonces, conviene que dejes dos o tres tardes o mañanas libres por semana para dedicar al estudio en tu casa. Si cuentas con todo el día para estudiar, por ejemplo, el fin de semana o algún día feriado, o en períodos de vacaciones, para preparar alguna materia, lo mejor es dividirlo en cuatro bloques de tiempo, dejando espacios para alimentarte, descansar y distraerte, que también forman parte de la jornada de estudio. Luego, vuelve a dividir cada bloque horario en períodos de máxima concentración y otros de relax.

Dosificando los Tiempos


Está comprobado que es muy difícil mantener la atención por más de 40 minutos en cualquier tarea que uno realice. Por eso cuando leas, trata de que nada te distraiga, presta atención únicamente a la lectura.
Al término de un tiempo, interrumpe de manera planificada el estudio: haz un alto para retomar la tarea 10 o 15 minutos después. Tampoco es bueno “matarse” estudiando un día o dos, y luego abandonar y retomar después de varios días; esto hace olvidar lo estudiado, te saca de tema y de ritmo de estudio. Es mucho mejor dosificar los tiempos.


Planificando la Semana

¿Cómo Organizarse?
Veamos cómo se puede lograr por medio de este ejemplo:

Graciela va a la escuela de mañana y sale a las 13 horas. Ella organizó su semana de la siguiente manera:


  • Como el Lunes no tiene actividades por la tarde, ese tiempo lo dedica al estudio. Después de alimentarse y descansar un poco de la jornada escolar, comienza a las 15 horas y estudia ininterrumpidamente hasta las 17. Descansa un rato, tiempo que aprovecha para tomar la merienda. Luego, retoma el estudio otras tres horas. Cuando termina, se dedica a ver televisión o va a ver a unos amigos. Ya se acabó el tiempo de estudiar por este día.
  • El Martes, cuando sale de la escuela, tiene que ir a gimnasia. Recién llega a su casa pasadas las 15; entonces, sólo dedica tres horas a estudiar.
  • El Miércoles no le queda tiempo, ya que por la tarde tiene clases de computación y luego practica su deporte favorito.
  • El Jueves tiene de nuevo un día libre; entonces, retoma la rutina del día Lunes.
  • Y el Viernes, que es el último día de la semana, está más cansada y vuelve a practicar un deporte, sólo dedica una hora o un poco más para hacer un repaso de las últimas lecciones de esa semana.


El “Ordenador” Horario

Si te acostumbras a anotar tus actividades, a hacerte una pequeña agenda diaria con la división de los tiempos y te propones cumplirla estrictamente, vas a habituarte fácilmente a organizarte. Puedes usar una agenda de las que venden en las librerías o diseñar una propia, con las columnas de horarios y tareas que necesitas. Además, este hábito te será útil no sólo cuando estudias sino para otros quehaceres que desarrollarás a lo largo de tu vida. Rinde mucho pero mucho más estudiar algunas horas durante cinco días seguidos que estudiar muchas horas dos días, abandonar tres días y retomar después, aunque en total le dediques más horas. La clave es buscar los tiempos propios, sistematizarlos y hacerlos habituales; incorporar el estudio como una más de las tareas cotidianas, quitándole excepcionalidad y evitando que se transforme en una carga.

Hábito de Estudio


Hábito significa costumbre, normalidad, rutina. Habituarse quiere decir acostumbrarse a la tarea, tomarla como algo normal, de todos los días, como parte de tu vida. Conseguir que el estudio deje de ser una cosa “extraña” y pase a ser algo común entre tus ocupaciones diarias. Que ocupe un lugar entre tus actividades predilectas.
Estudio porque lo deseo, porque quiero aprender para tener mejores posibilidades personales y profesionales en el futuro. Sé que es un esfuerzo al que tengo que dedicar mi voluntad, pero también sé que me va a resultar muy útil. Estudio habitualmente, es parte de mi vida, como mis juegos, mi familia y mis amigos.

Recuerda Siempre estos Consejos


  • Organiza tu día de estudio.
  • Dosifica tu tiempo.
  • Planifica las horas de estudio y las de descanso.
  • Elige los mejores momentos del día.
  • Si es de noche o estás cansado, ¡no estudies! Descansa.
  • Construye tu propia agenda.


A no Distraerse

Atención y Concentración

La concentración es un requisito esencial para alcanzar óptimos resultados en los estudios. No se consigue únicamente con voluntad. Hay distintos factores que pueden favorecer o perjudicar esta disposición.
Uno de ellos es estar motivado, es decir, tener interés por lo que estamos haciendo, por estudiar y aprender, y que lo hagamos con ganas y fuerza.

La Motivación

Es muy importante tener claras las metas. No pienses en estudiar para dar bien un examen únicamente, aunque sea tu objetivo inmediato. Trata de estudiar para capacitarte, para acceder algún día a mejores trabajos, más interesantes o mejor remunerados; también, para sentirte seguro frente a los problemas y saber que cuentas con una buena base: tus conocimientos sobre cada tema que abordes. Esta decisión va a fortalecer tu concentración y lograrás retener más dedicando menos tiempo. Por último, los hábitos y métodos de estudio serán un aliado para mejorar tu poder de concentración. Leer más rápido, saber cuáles son las partes más importantes, poder esquematizarlas y tener un acceso más veloz a los temas centrales, y demás aspectos fundamentales, mejorarán tu concentración y te ayudarán a aprender. Para mantener la motivación a lo largo de horas de ardua tarea, es necesario ver que el estudio rinde. ¿Cómo se mide ese rendimiento? Cuando comprobamos que avanzamos y obtenemos resultados.

¿Qué es la Concentración?

La atención y la concentración son factores decisivos en el estudio. Rinde mucho más una hora de estudio concentrado que muchas distraído. Es muy importante realizar un estudio activo, con actitud de aprender. Cuando lees o estudias, trata de imaginar que estás en un ámbito aislado; que nada de lo que pasa a tu alrededor te distrae. Presta atención a las demás cuestiones sólo cuando suspendas la lectura.
Las causas comunes de la distracción son varias; aquí nombraremos algunas:

  • No tener claros los objetivos y los fines, no saber bien para qué estamos estudiando.
  • Iniciar un tema para el cual no estamos preparados y del cual no tenemos nociones previas.
  • Una actividad rutinaria y poco variada que produce aburrimiento.
  • Falta de distracción y de descanso.
  • Mala distribución de los horarios.
  • Estudiar en un lugar inadecuado, incómodo, mal iluminado, ruidoso o lleno de gente.


¿En dónde Estudiamos?

Nuestros Lugares de Estudio

Estudiantes universitarios buscando información en una mesa de estudio con apuntes y computadoras

Cada lugar en donde estudiamos presenta diferentes problemas y complicaciones, distintas exigencias y ventajas. La elección de los mejores lugares de estudio, así como su acondicionamiento, va a influir muchísimo en el resultado que obtengamos.

Estudiando en Casa

En tu casa tienes lugares favoritos, los que usas cuando juegas o cuando quieres estar solo. Ese lugar a donde vas cuando viene un amigo, tu lugar privado, predilecto. Ese espacio donde te sientes más cómodo es el lugar adecuado para el estudio.
Para lograr una buena concentración, el lugar de estudio tiene que tener algunas condiciones elementales: ser bastante silencioso y bien iluminado. Estar alejado en lo posible del centro de ruidos de la casa, es decir, del lugar de reunión de la familia, donde habitualmente se reúnen para conversar o ver televisión.
Debe estar próximo a una ventana para recibir buena luz natural (que siempre es la mejor luz: nada ilumina como el sol), o debajo de una lámpara con luz ni muy fuerte ni muy débil.
Estudiar en casa tiene otras ventajas: recurrir a numerosos elementos de apoyo. Si tienes computadora, puedes usarla para acceder por la red a fuentes de información, o buscar en discos o archivos. También tienes la posibilidad de recurrir a un diccionario, una enciclopedia u otros textos. En casa también estás cerca del teléfono: fundamental para llamar a un compañero si no tomaste buenas notas de la clase o si dudas sobre los temas que debes abordar.
Si tu casa es pequeña, o si compartes tu cuarto con una hermana o hermano, debes proceder a dividir claramente el espacio. Conviene delimitar cuál es tu área de estudio y acordar con ellos que no invadan ese espacio, para evitar de ese modo el desorden de tus materiales, lo que produce confusiones y pérdidas de tiempo.

Ruidos y Sonidos

Si te acostumbras, puedes escuchar música mientras estudias, siempre y cuando el volumen sea entre medio y bajo; y, preferentemente, música instrumental, es decir, que no tenga letra a la que tengas que prestar atención. Nunca es bueno estudiar con radio o televisión de fondo, porque todo el tiempo te están enviando mensajes a los que tienes que responder con tu pensamiento.

Preparar los Útiles y Materiales

Además de un lugar, debes tener una buena mesa o escritorio donde puedas acomodar todos tus útiles. Tener a mano los elementos de escritura, los marcadores y la reserva de papel ahorra tiempo.
Selecciona y deja a la vista sólo los libros y textos que vas a utilizar en la materia o tema que estás estudiando, bien separados de otros materiales, para evitar búsquedas y pérdida de tiempo.
Si cuentas con cajones para guardar y separar tus apuntes, mucho mejor; así, cuando terminas tu tarea o haces un intervalo, evitarás que alguien altere el orden o traspapele tus notas.
Otra buena ayuda son las carpetas de cartulina o plásticas, para separar y archivar los materiales y los temas.

El objetivo de estos consejos es que, cuando reanudes tu tarea después de hacer una pausa, demores lo menos posible en volver a concentrarte en el estudio.

Estudiando en Lugares Públicos

Joven estudiando en un lugar público,leyendo en la mesa de un bar junto a la ventana

A veces, tienes que ponerte a estudiar en el bar del colegio o en la sala de una biblioteca, o hacerte un tiempo en el club, antes del entrenamiento. Aquí todo se complica: no puedes controlar el ruido del ambiente ni el movimiento alrededor de ti, que actúa como distractivo.
No encuentras la comodidad de tu casa, todo parece interferir.
Algunos consejos pueden serte útiles para estas situaciones anormales:

  • Lleva lo indispensable: cuantos menos objetos tengas encima, más fácil va a ser acomodarte y tendrás menos preocupaciones.
  • Concéntrate en leer un solo material, ya sea un libro, un apunte o un resumen; no intentes trabajar con varios textos.
  • Si puedes, llévate unos auriculares para escuchar música en volumen bajo, así atenuarás los sonidos ambientales.
  • Fija tu atención en el texto por un período de 10 minutos sin levantar la vista; al cabo de ese tiempo, mira a tu alrededor, como descanso, antes de volver a la lectura.
  • No inicies en esta situación el estudio de temas que desconoces o que lees por primera vez; déjalos para estudiar en casa. En lugares públicos sólo puedes conformarte con repasar o releer cosas sobre las cuales ya tienes bastante conocimiento.
  • Marca y señala lo más importante de cada texto para luego darle otra mirada cuando estés más tranquilo.
  • Cuando veas que no entiendes bien lo que dice el texto, suspende por unos minutos y vuelve a intentarlo. Si aún sigue siendo difícil, márcalo y estúdialo en casa.


Recuerda siempre estos Consejos


  • Elimina todos los motivos de distracción (ruidos, preocupaciones, problemas ajenos al estudio).
  • Cuando estudias, sólo estudias.
  • Aprovecha al máximo todo lo que facilite tu concentración.
  • Elige el mejor lugar para estudiar.
  • Distribuye bien tu tiempo.
  • Una hora concentrado rinde el triple.
  • Mejora día a día tus técnicas de estudio.


Estudiando en Grupos

Grupo de estudiantes con apuntes

Estudiar con otros compañeros y amigos puede resultar muy útil.
En la primera reunión es necesario fijar las metas y el plan de estudio.
Éstas son algunas propuestas de funcionamiento para garantizar que obtengan buenos resultados:
  • Planificar y respetar los días de estudio.
  • Ser estrictos con los horarios.
  • Pautar los intervalos y tiempos de descanso.
  • Escoger el lugar más cómodo y de mejor acceso para todos.
  • Evitar los elementos de distracción.
  • Evitar los ruidos.
  • Garantizar la disponibilidad de los materiales de estudio y los textos de consulta.

Antes de comenzar, deben debatir entre todos el método de estudio que van a utilizar. Por ejemplo, puede ser útil leer por turnos un fragmento del texto. Al finalizar la lectura, quien leyó realiza un resumen, y los demás integrantes del grupo agregan otros elementos que no hayan sido señalados.
Luego, se efectúa un breve debate para precisar los ejes del texto que se acaba de leer. Una vez alcanzado el acuerdo, cada uno, con sus propias palabras, lo vuelca en su papel de notas como resumen del tema. A continuación, otro compañero comienza a leer el nuevo párrafo. Antes de concluir la tarea del grupo, es bueno realizar un resumen entre todos. Esto refrescará los conceptos y evitará “olvidos” importantes a la hora de rendir la prueba.

(Información extraída de “Enciclopedia Temática Complementaria General”).

Tomando en cuenta estos consejos podrás estudiar de forma más amena, práctica y con mayores resultados.

Si la información te ha sido útil, no olvides compartirla en tus Redes Sociales y escribir un comentario para colaborar con tus opiniones y sugerencias.


¡A estudiar!

Imprimir
Leer más... votar

jueves, 22 de octubre de 2015

ORÍGENES DE LOS SIGNOS DEL ZODÍACO

Leyendas Mitológicas Vinculadas al Origen de los Signos del Zodíaco y sus Constelaciones

Signos del zodíaco (imágenes y símbolos)
Mucho se habla hoy en día sobre los signos del zodíaco: características, predicciones, compatibilidad con otros signos, etc., pero ¿qué sabemos realmente sobre su historia?

A continuación se ofrecen algunas leyendas, pequeñas historias mitológicas sobre el origen de cada constelación, y la relación con su signo zodiacal correspondiente:

Aries

Imagen del signo de Aries
En la mitología griega, se asocia a este signo con el vellocino de oro.

Cuenta la leyenda que el rey de Beocia intentó sacrificar a sus hijos Frixo y Hele en honor a Zeus, pero Nefele (la madre), mandó un carnero con vellón de oro para que les guiase por el mar hacia el país de Aea.

En dicho transcurso, Hele cayó al mar y perdió la vida, pero Frixo sobrevivió y, al llegar a la costa, decidió sacrificar el carnero a Zeus, ofreciendo el vellón de oro al rey de ese país.

Éste ordenó colgar el vellocino en un bosque sagrado y consagrarlo a Marte.

Más tarde, la diosa Hera envió a Jasón a recuperarlo, quien finalmente lo consigue luego de una larga travesía llena de peligros.

Tauro

Signo de Tauro (toro en el espacio con estrellas de fondo)
La leyenda vinculada a este signo nos cuenta que el dios Zeus, enamorado de la bella Europa, ordenó a Hermes conducir el ganado de Agenor a la costa de Tiro, donde su amada solía pasear junto a sus compañeras.

De esta forma el propio Zeus se unió al rebaño, transformado en un toro blanco como la nieve, con dos pequeños cuernos similares a gemas, y entre los cuales había una raya negra.

Europa, complacida por la belleza del toro y luego de comprobar que se trataba de un animal manso, comenzó a jugar con él poniéndole flores en la boca y guirnaldas en los cuernos.

Cuentan que la bella muchacha quiso montar en su lomo, y así salió a dar un paseo por la orilla del mar.

Repentinamente, Zeus se zambulló en las aguas y comenzó a nadar mar adentro mientras Europa, aterrorizada, se aferraba con una mano a sus cuernos, sosteniendo un cesto de flores en la otra.

De este modo, Zeus llegó hasta la costa cretense de Cortina donde violó a la joven, con quien tuvo tres hijos: Minos, Radamantis (el cual junto a Eaco llegó a ser posteriormente juez del Tártaro) y Sarpedón.

Géminis

Imagen del signo de Géminis
La historia del signo de Géminis hace referencia a la vida de dos hermanos (Cástor y Pólux), que si bien fueron gemelos, uno era hijo de un mortal y otro de un dios (Zeus).

Según la leyenda griega, la reina Leda, que estaba casada con Tíndaro (rey de Esparta), protagonizó un hecho bastante común en aquellos tiempos. Una noche fue visitada por Zeus, de quien ya se conocían esta clase de andanzas.

El dios llegó al dormitorio de la reina transformado en un hermoso y gran cisne, y en la conjunción de ambos se produjeron dos huevos:

En uno de los huevos se hallaban Cástor y Clitemnestra, y en el otro Pólux y Helena.

El rey Tíndaro se sintió realmente enfurecido por el acto que involucraba a su esposa y vivió un momento de ira extrema, pero se contentó al descubrir que Cástor y Clitemnestra eran en realidad sus propios hijos, ya que, justamente, Leda había sido embarazada por el rey el mismo día que por Zeus.

Fue de este modo como los gemelos Cástor y Pólux, junto a sus hermanas, comenzarían a representar de una forma física el aspecto divino de la vida y el humano a la vez.

A pesar de que las hermanas siguieran caminos diferentes, los jóvenes se convirtieron en hermanos inseparables.

Cástor se dedicó a la doma de caballos, mientras que Pólux se encargaba de enseñar las técnicas y el estilo del boxeo, demostrando así el carácter pacífico de uno y agresivo de otro.

Juntos intervinieron en varias batallas, en una de las cuales Cástor perdió la vida.

Este hecho afectó tanto a Pólux, que resolvió entregar su inmortalidad para poder continuar unido a su hermano.

Por este motivo, Zeus decidió mantener a los gemelos juntos en el cielo, formando la constelación de Géminis.

Cáncer

Cangrejo sobre el reloj del zodíaco
La leyenda del signo de Cáncer está relacionada al segundo de los doce trabajos que debió realizar el héroe mitológico Hércules.

Tras llegar a la ciénaga cercana al lago Lerna con el propósito de enfrentar a la hidra, Hércules utilizó una tela para cubrir su boca y nariz, a fin de protegerse de los gases venenosos que se desprendían de su aliento.

Luego disparó flechas con fuego a su refugio, para obligarla a salir de allí.

Finalmente inició su lucha con la hidra y logró cortar una de sus cabezas, pero pronto descubrió que en su lugar habían crecido una o dos cabezas nuevas.

Lo mismo sucedió al cortar la segunda, por lo que comprendió que no sería capaz de derrotarla de esa forma, y decidió recurrir a la ayuda de su sobrino Iolao, quien sugirió utilizar una tela ardiente para quemar el muñón del cuello tras cortar cada cabeza.

Entonces Hércules se encargó de cortar las cabezas a la hidra, y Iolao de quemar los cuellos abiertos.

A fin de impedir que Hércules cumpliera su misión, la diosa Hera envió un cangrejo que le estorbase mordiéndole los pies, con el propósito de provocar así su muerte.

Pero este cangrejo fue muerto con un pisotón, y Hera, a modo de recompensa por sus servicios, lo convirtió en la constelación de cáncer.

Leo

Cabeza de león en el espacio (signo de Leo)
El primero de los doce trabajos de Hércules, consistió en matar al león de Nemea (hijo de Ortos y Quimera), y quitarle luego la piel.

El león había estado causando pánico en los alrededores de Nemea, y tenía una piel tan gruesa, que resultaba impenetrable a las armas.

Hércules se enfrentó a la criatura utilizando su arco y sus flechas, un garrote construido de un olivo que él mismo había arrancado de la tierra y una espada de bronce, pero todas las armas resultaron inútiles.

Por fin decidió dejarlas a un lado, y se dispuso a luchar cuerpo a cuerpo con el animal.

Lo enfrentó dentro de la cueva que le había servido de refugio, y finalmente lo derrotó oprimiendo su cuello hasta asfixiarlo.

Una vez muerto el león, Hércules se esforzó durante horas en el intento de desollarlo, pero no pudo conseguirlo.

Entonces Atenea, disfrazada de vieja bruja, le ayudó a advertir que las mejores herramientas para despojar al monstruo de su piel eran sus propias garras.

Fue de esta manera (mediante una pequeña intervención divina), como Hércules logró obtener la piel del león, que desde entonces vistió a modo de armadura.

Virgo

Imagen de Virgo en el zodiaco
En la mitología griega, se vincula a Virgo con una diosa llamada Astrea, hija de Zeus y Temis.

Esta diosa, conocida también como Lustitia, era la encargada de llevar entre sus brazos los rayos de su padre.

Fue una de las últimas inmortales que decidió vivir su vida en la tierra, junto a los seres humanos.

Durante la Era de Cronos, Astrea pudo vivir tranquilamente lejos del cielo, pues fue una época que podría llamarse “dorada”.

Al comenzar la Era de Bronce, la situación cambió en el mundo, pues los mortales se tornaron más viles, y la maldad comenzó a expandirse entre ellos.

Por esta razón, Astrea decidió abandonar la tierra de los hombres, y fue ascendida a los cielos por su padre Zeus, quien la ubicó en el firmamento, entre las estrellas que integran la constelación de Virgo.

Pero la diosa Astrea no marchó sola, sino que fue acompañada por su hermana Pudor.

Libra

Balanza del signo de LIbra
La historia del signo de Libra se atribuye a los romanos, quienes con el fin de asignar una figura representativa, colocaron la imagen de Julio César sosteniendo una balanza como símbolo de la justicia que éste impartía.

Tiempo después se eliminó la imagen de César, manteniendo únicamente la de la balanza.

Dentro de la mitología babilónica, esta imagen representaba el juicio final de vivos y muertos, en el cual el dios Zibanitú pesaba con dicho instrumento las almas de los humanos.

En la justicia griega, la balanza era símbolo de equidad.

El mito libriano se vincula también a la historia del jabalí de Erimanto (uno de los doce trabajos de Hércules), el cual consistió en capturar a un enorme y feroz jabalí que frecuentaba laderas y montes de Arcadia.

Escorpio

Escorpio: escorpión cromado con espacio de fondo
La historia del escorpión surge en una leyenda griega, referida al intento de violación que comete el gigante Orión a la diosa Artemisa.

Cuenta la historia que Artemisa (hija de Zeus), se postró a los pies de su padre, y abrazada a sus rodillas rogó que le entregase una túnica corta, un calzado de cazadora, un carcaj con flechas y un arco igual al que poseía su hermano Apolo.

Un día la joven se hallaba de cacería en medio del bosque, cuando vio aparecer la figura del gigante Orión, que cautivado por su belleza y juventud intentó seducirla, y posteriormente abusar de ella.

Pero Artemisa era una divinidad casta, y para defenderse buscó la ayuda de un alacrán.

Este animal picó mortalmente al gigante, liberando a la joven de su ataque y poniéndola a salvo.

Como recompensa, la diosa lo colocó en el cielo, justo en el lado opuesto de la constelación de Orión.

Sagitario

Centauro de Sagitario dentro de un botón rojo
Esta constelación muestra la imagen del centauro Quirón, el cual se distinguía del resto de centauros por su gran sabiduría y por sus conocimientos.

Él nació de los amores entre Cronos y la ninfa Filira.

Se dice que fue el primer centauro y también el rey de los mismos.

Su extraña forma (mitad hombre y mitad caballo), se vincula al hecho de que su padre debió convertirse en caballo para poder engendrarlo.

Su madre, al ver que había dado a luz una bestia, rogó a los dioses que la transformasen, y éstos respondieron convirtiéndola en un árbol de tilo.

Quirón fue educado por los dioses Apolo y Artemisa en múltiples saberes como: medicina, caza, música y adivinación, y posteriormente estableció una especie de consulta sobre una gruta, desde donde impartía sus vastos conocimientos a varios aprendices.

Entre sus discípulos se hallaron conocidos héroes, tales como Ulises, Heracles (Hércules), Cástor, Pólux y Aquiles.

Durante un combate, el centauro Quirón fue herido por una flecha empapada en sangre de la hidra de Lerna.

Pese a su inmortalidad, esta sangre constituía un veneno muy potente que le causó terribles dolores, y Quirón no quiso permanecer condenado a vivir una insoportable y eterna agonía.

De modo que, con el consentimiento de los dioses, decidió ofrecer su inmortalidad a Prometeo, y Zeus lo colocó en el cielo, donde se encuentra hoy la constelación de Sagitario.

Capricornio

Imagen de Capricornio en el reloj del zodíaco, con el símbolo del signo
En el zodíaco, el signo de Capricornio se asocia al dios griego Pan, conocido por haber creado la flauta de pan, así como por su comportamiento lujurioso.

Hay quienes afirman que Pan era sátiro (un hombre con cuernos y patas de cabra).

Fue colocado en el firmamento luego de que Rea enviase al monstruo marino Tifón, con la intención de acabar con los dioses del Olimpo.

En su intento por escapar, el dios Pan se lanzó a un río y trató de convertirse en pez, aunque sólo consiguió transformarse a medias.

Al regresar por fin a tierra se encontró con Zeus, descubriendo que éste había sido desmembrado.

Entonces emitió un gran chillido con el fin de asustar al monstruo. Este sonido fue oído por Hermes (mensajero de los dioses), quien consiguió proceder a tiempo para recuperar los miembros destrozados y, junto al dios Pan, sanar a Zeus.

Dicha acción fue finalmente recompensada con un lugar entre las constelaciones.

Acuario

Signo de Acuario: hombre con cántaro y estrellas de fondo
El origen de este signo está relacionado a la leyenda del niño Ganímedes, hijo del rey Tros, de Troya.

Ganímedes era el joven más bello sobre la faz de la tierra.

Cuenta la leyenda que el dios Zeus se enamoró de su belleza y, tras convertirse en águila, raptó al muchacho para llevarlo al Olimpo y convertirlo en su copero personal, al tiempo que le otorgaba la inmortalidad.

Sin embargo, este hecho causó descontento a los otros dioses, por lo que Zeus finalmente decidió nombrarlo “copero del Olimpo”.

De este modo, el niño se encargaba de ofrecer en un cántaro la bebida que otorgaba la inmortalidad y belleza a los mismos.

Pero estos acontecimientos enfurecieron a la diosa Hera (esposa de Zeus), quien sintió desplazada a su hija Hebe (diosa de la juventud), y se avergonzó al saber que su marido estaba enamorado del muchacho.

Así el dios Zeus, molesto por los sentimientos de Hera, enalteció al joven otorgándole un sitio en las estrellas.

Piscis

Constelación de Piscis, imagen y símbolo del signo
El origen mitológico del signo de Piscis está ligado a los dioses Afrodita y Eros (diosa del amor y dios del deseo).

Esta leyenda nos cuenta que durante un ataque por parte de los titanes, la diosa Afrodita y su hijo Eros -hijo también de Ares- (dios de la guerra), fueron acorralados y en su afán de escapar se arrojaron al río Éufrates, transformándose a su vez en peces.

El hecho de que en la constelación los peces estén unidos por un cordón, se debe a que la diosa ató a su hijo, amarrándolo a ella con el fin de poder nadar más rápido y sin perderlo de vista.

Otra versión de la historia nos cuenta que en realidad ellos no se convirtieron en peces, sino que fueron estos dos peces quienes los ayudaron a escapar.

(Este artículo está basado en información extraída de diferentes sitios de la Web).

Lecturas Recomendadas:

Origen de la Numerología

Criaturas Mitológicas: el unicornio

Mitos y Leyendas: el cuarzo


Por favor, comparte con otros usuarios este material sobre el origen de los signos del zodíaco. ¡Gracias por tu apoyo!

Imprimir
Leer más... votar

miércoles, 12 de agosto de 2015

POESÍAS DE JOSÉ ROSAS MORENO

Poemas de José Rosas Moreno (Autor Mexicano)


Poeta mexicano José Rosas Moreno
A continuación se ofrecen tres hermosas poesías del autor mexicano José Rosas Moreno, periodista, fabulista y poeta del siglo XIX, nacido el día 14 de Agosto de 1838 en Lagos de Moreno, Jalisco, y fallecido el 13 de Julio de 1883 en León, Guanajuato.

¡Quién Pudiera Vivir Siempre Soñando!


Es la existencia un cielo,
cuando el alma soñando embelesada,
con amoroso anhelo,
en los ángeles fija su mirada.
¡Feliz el alma que a la tierra olvida
para vivir gozando!
¡Quién pudiera olvidarse de la vida!
¡Quién pudiera vivir siempre soñando!

En esa estrecha y mísera morada
es un sueño engañoso la alegría;
la gloria es humo y nada
y el más ardiente amor gloria de un día.
Afán eterno al corazón destroza
cuando los sueños ¡ay! nos van dejando.
Sólo el que sueña goza.
¡Quién pudiera vivir siempre soñando!

De su misión se olvidan las mujeres,
los hombres viven en perpetua guerra;
no hay amistad, ni dicha, ni placeres;
todo es mentira ya sobre la tierra.
Suspira el corazón inútilmente. . .
La existencia que voy atravesando
es hermosa entre sueños solamente.
¡Quién pudiera vivir siempre soñando!

Sin mirar el semblante a la tristeza,
pasé de la niñez a la dulce aurora,
contemplando entre sueños la belleza
de ardiente juventud fascinadora.
Pero ¡ay!, se disipó mi sueño hermoso,
y desde entonces siempre estoy llorando
porque sólo el que sueña es venturoso.
¡Quién pudiera vivir siempre soñando!

El Valle de mi Infancia


Salud, ¡oh valle hermoso!
Albergue de placer, donde dichoso
entre sueños espléndidos de amores,
vi deslizarse un día,
cual se desliza el agua entre las flores,
los dulces años de la infancia mía.

Valle umbroso, salud: hoy el viajero
tu abrigo lisonjero
busca ansioso con ávida mirada,
bendice la quietud de tus vergeles,
y reclina su frente ensangrentada
a la sombra feliz de tus laureles.

Aquí está la montaña, allí está el río;
allá del bosque umbrío,
la silenciosa majestad se admira;
allí el lago retrata el firmamento;
la fuente, más allá, lenta suspira,
y agitando los sauces gime el viento.

Allí la cruz está donde, inspirado,
el bien del desgraciado
imploraba con místico cariño,
elevando a los cielos mis plegarias,
y estas agrestes rocas solitarias
las mismas son que amé cuando era niño.

Pero es otro el rocío, otra la brisa
que hoy el abril te da con su sonrisa;
otras las rosas son de encanto llenas
que brillan entre el césped de tu alfombra,
y otras, y otras también las azucenas
que crecen a tu sombra.

Cual las olas que pasan suspirando,
los años van pasando;
un instante con flores se embellecen,
un punto brilla su fulgor mentido,
y al fin se desvanecen
en las oscuras sombras del olvido.

¿En dónde están ahora aquellas rosas
tan puras, tan hermosas?. . .
Están, ¡oh valle!, donde está la calma
de aquellos bellos días tan risueños;
en donde está mi amor, gloria del alma,
y en donde están también mis dulces sueños.

Yo era feliz aquí; yo me adormía
en plácida alegría,
por la dulce inocencia acariciado,
sin más amor que tú, sin otro anhelo
que amar tus flores y cruzar tu prado,
cantar tus fuentes y mirar tu cielo.

Una tarde las aves se alejaban,
y al ver cómo volaban,
sentí el alma agitarse en ansias locas
y quise, como el águila atrevida,
cruzar las selvas, dominar las rocas,
y aspirar otro ambiente y otra vida:

Y al huracán seguí; y al ver el mundo,
sentí en el corazón horror profundo;
anhelé las tranquilas soledades
donde feliz reía,
y sentí que mi espíritu oprimía
la atmósfera letal de las ciudades.

Gozo y placer busqué, gloria y ventura;
y sólo hallé amargura,
inquietudes y afán, tedio y congojas;
del viento del dolor al soplo ardiente,
cual de tus bellos árboles las hojas,
se secó la guirnalda de mi frente.

En vano allí busqué la dulce calma
y el casto amor del alma:
sólo en la multitud con mis pesares
me confundí gimiendo,
y apagose perdido entre el estruendo
el tímido rumor de mis cantares.

Esquivando el furor de la tormenta,
cual ave voy que el huracán ahuyenta,
y ansioso busco ahora
en tu silencio plácido y tranquilo,
el apacible asilo
donde al menos en paz el alma llora.
También, ¡oh valle!, a marchitar tus galas
la airada tempestad tiende sus alas;
tus flores huella y con furor se agita
marchitando sus vívidos colores. . .
¡Dichosas esas flores
que el huracán marchita!

Lejos contemplo ya la infancia mía,
y muy lejos la tumba todavía;
oculto afán me mata,
mi destino en la tierra es muy incierto,
y lúgubre a mi vista se dilata
inmenso el porvenir como un desierto.

Sin oír una voz dulce y querida,
solo estoy en el valle de la vida,
cual el ciprés doliente
que en eterno abandono se consume,
sin guirnaldas de hiedras en su frente,
sin que le dé una flor grato perfume.

Nadie piensa en mi amor, nadie me mira,
nadie por mí suspira;
tan sólo la tristeza con mis dolores gime,
y entre sus brazos trémula me oprime
y reclina en su seno mi cabeza.

El alma ardiente que en mi afán seguía
dulce hermana inmortal del alma mía,
me niega su ternura
y sin oír mi queja,
insensible a mi amarga desventura,
sin enjugar mis lágrimas se aleja.
Ya que en vano la llamo, cariñoso,
para cruzar con ella el bosque umbroso,
para contarle, amante, mi querella
y dividir con ella mi alegría,
para soñar con ella
esta sombra de amor que dura un día.

A lo mejor gozar el alma quiere
en el sueño ideal que nunca muere,
del infinito anhelo
en que Dios le revela su destino,
la esperanza feliz del bien divino
con que existen las almas en el cielo.

Aquí morir quisiera,
al rumor de tu brisa lisonjera;
pero ¡ay! delirio, mi ansiedad es vana
y el soplo sigo del destino airado. . .
¡Quién sabe en dónde me hallaré mañana!
¡Quién sabe en dónde moriré ignorado!

Queda en paz, dulce valle, umbroso asilo,
donde existe tranquilo,
plácido albergue de mi amor primero.
Ya va el sol ocultando sus fulgores,
y adiós te dice el infeliz viajero,
empapando en sus lágrimas tus flores.

La Vuelta a la Aldea


Ya el sol oculta su radiosa frente;
melancólico brilla en occidente
su tímido esplendor;
ya en las selvas la noche inquieta vaga
y entre las brisas lánguido se apaga
el último cantar del ruiseñor.

¡Cuánto gozo escuchando embelesado
ese tímido acento apasionado
que en mi niñez oí!
Al ver de lejos la arboleda umbrosa
¡cuál recuerdo, en la tarde silenciosa,
la dicha que perdí!

Aquí al son de las aguas bullidoras,
de mi dulce niñez las dulces horas
dichoso vi pasar,
y aquí mil veces, al morir el día
vine, amante, después de mi alegría
dulces sueños de amor a recordar.

Ese sauce, esa fuente, esa enramada,
de una efímera gloria ya eclipsada
mudos testigos son:
Cada árbol, cada flor, guarda una historia
de amor y placer, cuya memoria
entristece y halaga el corazón.

Aquí está la montaña, allí está el río;
a mi vista se extiende el bosque umbrío
donde mi dicha fue.
¡Cuántas veces aquí con mis pesares
vine a exhalar de amor tristes cantares!
¡Cuánto de amor lloré!

Acá la calle solitaria; en ella
de mi paso en los céspedes la huella
el tiempo ya borró.
Allá la casa donde entrar solía,
de mi padre en la dulce compañía.
¡Y hoy entro en su recinto sólo yo!

Desde esa fuente, por la vez primera,
una hermosa mañana, la ribera
a Laura vi cruzar,
y de aquella arboleda en la espesura,
una tarde de mayo, con ternura,
una pálida flor me dio al pasar.

Todo era entonces para mí risueño;
mas la dicha en la vida es sólo un sueño,
y un sueño fue mi amor.

Cual eclipsa una nube al rey del día,
la desgracia eclipsó la dicha mía
en su primer fulgor.

Desatose estruendoso el torbellino,
al fin airado me arrojó el destino
de mi natal ciudad.

Así cuando es feliz entre sus flores
¡ay del nido en que canta sus amores!
arroja al ruiseñor la tempestad.

Errante y sin amor siempre he vivido;
siempre errante en las sombras del olvido. . .
¡Cuán desgraciado soy!
Mas la suerte conmigo es hoy piadosa;
ha escuchado mi queja cariñosa,
y aquí otra vez estoy.

No sé, ni espero, ni ambiciono nada;
triste suspira el alma destrozada
sus ilusiones ya:
Mañana alumbrará la selva umbría
la luz del nuevo sol, y la alegría
¡jamás al corazón alumbrará!

Cual hoy, la tarde en que partí doliente,
triste el sol derramaba en occidente
su moribunda luz:
Suspiraba la brisa en la laguna
y alumbraban los rayos de la luna
la solitaria cruz.

Tranquilo el río reflejaba al cielo,
y una nube pasaba en blando vuelo
cual pasa la ilusión;
cantaba el labrador en su cabaña,
y el eco repetía en la montaña
la misteriosa voz de la oración.

Aquí está la montaña, allí está el río. . .,
mas ¿dónde está mi fe? ¿Dónde, Dios mío,
dónde mi amor está?
Volvieron al vergel brisas y flores,
volvieron otra vez los ruiseñores. . .
Mi amor no volverá.

¿De qué me sirven, en mi amargo duelo,
de los bosques los lirios, y del cielo
el mágico arrebol;
el rumor de los céfiros suaves
y el armonioso canto de las aves,
si ha muerto ya de mi esperanza el sol?

Del arroyo en las márgenes umbrías
no miro ahora, como en otros días,
a Laura sonreír.
¡Ay! En vano la busco, en vano lloro;
ardiente en vano su piedad imploro:
¡jamás ha de venir!

(José Rosas Moreno).

Lecturas Recomendadas:

Literatura Cubana - Poesías de José Martí

Biografía y Poemas de Pablo Neruda

“Hacia tu Arena Remo” y “Acuérdate de Mí” (Poemas)

Literatura Francesa - Poesías de Charles Baudelaire


Utiliza los botones correspondientes y comparte con tus amigos estos hermosos versos de José Rosas Moreno.

Imprimir
Leer más... votar

sábado, 18 de julio de 2015

12 CUENTOS INFANTILES EN MP3 (DESCARGA LEGAL Y GRATIS)

Audiocuentos para Niños

Tres niños leyendo un libro de cuentos
A continuación se ofrecen doce cuentos infantiles en formato MP3, listos para descargar de forma gratuita, y autorizados para su libre difusión (uso personal o familiar y transmisión en emisoras de radio).

Los cuentos (musicalizados, ambientados con bellos efectos sonoros y narrados por voces humanas), disponen de una excelente calidad estética, literaria y educativa, y han sido extraídos de los portales Radialistas Apasionadas y Apasionados y Radioteca.net.

Descarga Doce Cuentos para Niños, en Formato MP3 y Gratis


La Lechuga

Fonocuento: lechuga con rostro, manos y pies con zapatos
Este audiocuento narra la historia de una niña llamada Teresa, quien cada día disfruta muchísimo ayudando a su abuelo a realizar las tareas cotidianas de la huerta.

Descargar Audiocuento Infantil La Lechuga

El Terrible Problema de Murciélago

Fonocuento: murciélago acostado contando ovejas
El protagonista de esta historia es un pequeño murciélago, quien decide buscar ayuda para resolver el inconveniente que lo aqueja desde hace varias noches, ¡el insomnio!

Descargar Cuento Sonoro El Terrible Problema de Murciélago

El Gato Enamorado

Radiocuento: gato asomándose por una hoja rota
Una bella historia contada en verso y rima, con toda la dulzura del amor gatuno y el popular Gato con Botas como personaje protagonista.

Descargar Audiocuento Infantil El Gato Enamorado

Tatú y su Abrigo Mágico

Fonohistoria: tatú caminando, con árbol, mono y zorro de fondo
Tatú, el armadillo, está confeccionando una bonita capa de tejido fino, ¡para lucir en la gran fiesta de la luna llena!

Descargar Cuento Sonoro Tatú y su Abrigo Mágico

La Tortuga y el Mono

Logo: colección Cultura de Paz
Aventura de dos vecinos que intentan compartir una planta de bananos.
Historia perteneciente a la serie “Cuentos para la Paz”, producción de UNESCO.

Descargar Audiocuento Infantil La Tortuga y el Mono

El Ciempiés Bailarín

Ciempiés haciendo paro de manos
Cuento sonoro protagonizado por un alegre ciempiés, ¡el cual no puede dejar de cantar, bailar y zapatear todo el día!

Descargar Cuento Sonoro El Ciempiés Bailarín

La Hormiga y la Cigarra

Cigarra recostada sobre hongo, tocando guitarra, y hormiga cargando cereza
Una bella y fresca versión de la popular fábula clásica de la cigarra y la hormiguita trabajadora.

Descargar Audiocuento Infantil La Hormiga y la Cigarra

Los Chivitos que no Querían Andar

Cuento para niños: chivito comiendo hojas
Este entretenido cuento está lleno de simpáticos y solidarios personajes, que intentan ayudar a un niño a conducir sus chivitos de regreso al hogar.

Descargar Cuento Sonoro Los Chivitos que no Querían Andar

La Araña y el Ciempiés y Caracol Col (dos cuentos en uno)

Dibujo de un caracol sonriente
Dos pequeñas y entretenidas historias de animales y otros personajes que conviven en el huerto.

Descargar Audiocuentos Infantiles La Araña y el Ciempiés y Caracol Col

La Promesa de los Elefantes


Dibujo de ratón sobre la cabeza de un elefante
Tras una fuerte tormenta, el rey elefante ha enfermado, y todos los animalitos vecinos buscarán el modo de aliviar su malestar, ¡tarea que no resultará nada sencilla!

Descargar Cuento Sonoro La Promesa de los Elefantes

El Árbol Mágico

Radiocuento: Dibujo de árbol luminoso en una noche de luna
Un hermoso radiocuento educativo, ideal para enseñar buenos modales a nuestros niños.

Descargar Audiocuento Infantil El Árbol Mágico

Artículos Recomendados:

Secretos de un Verano - Lectura para Niñas

Nuestros Niños y sus Errores de Ortografía


Si has descargado alguna de estas historias infantiles gratuitas en audio, por favor, comparte esta publicación en tus redes sociales para que pueda llegar a más personas, ¡y más niños puedan disfrutar de los cuentos!

Imprimir
Leer más... votar

lunes, 6 de julio de 2015

CONSEJOS PARA AHORRAR DINERO EN CASA

Claves para Ahorrar Dinero en el Hogar de Forma Sencilla

Dinero: euros y dólares en abanico

Con frecuencia solemos oír toda clase de consejos y recomendaciones de parientes, amigos y vecinos sobre la conducta que debemos llevar a la hora de administrar nuestra economía doméstica, o los diferentes métodos para ahorrar dinero día a día y lograr un buen rendimiento de nuestros ingresos mensuales, pero a veces no resulta tan sencillo llevarlo a la práctica sin afectar nuestra forma de vida, o sin agotarnos tomando permanentes anotaciones de los pequeños gastos cotidianos, chequeando precios y ofertas, controlando el volumen de las compras diarias, etc.

A continuación se ofrece una serie de consejos prácticos y diferentes para ahorrar dinero en casa de manera espontánea, sin complicaciones y aplicando algunas reglas básicas y muy simples a la rutina de la economía familiar.

Ahorrar y Administrar el Dinero de la Manera más Cómoda y Dependiendo de Nuestra Forma de Vida


Los consejos y métodos de ahorro que se ofrecen a continuación, están explicados de manera general, y sólo pretenden facilitar algunas técnicas para orientar al usuario, de modo que se puedan aplicar a la vida cotidiana dependiendo de las posibilidades económicas de cada uno.

No todas las personas utilizamos tarjetas de crédito o débito; no todos disponemos de una caja fuerte dentro de la casa; podemos administrar cuentas bancarias y pagar deudas mediante el uso de chequeras, o depender de un único salario y utilizar sólo dinero en efectivo para cubrir los gastos personales habituales. Por tanto, a partir de estos ejemplos y consejos básicos, deberemos ajustar las técnicas de ahorro en relación a los ingresos y obligaciones individuales, de acuerdo al modo de vida que acostumbremos llevar.

Pero, independientemente del poder adquisitivo, gastos y necesidades de cada lector, todos podemos aprender a administrar recursos, mejorar el rendimiento de nuestros ingresos y ahorrar dinero en casa.

Sugerencias Útiles para Ahorrar Dinero en el Hogar

  • 1) Reservas de dinero para destinar al pago de facturas y deudas mensuales.
  • 2) Organización de los ingresos mediante cantidades semanales: retiros en cajero automático o reservas de dinero en efectivo.
  • 3) Clasificación de nuestras formas de pago habituales: compras directas mediante tarjetas de crédito, compras por Internet y pagos en efectivo.
  • 4) Clasificación de billetes y monedas.

Reservas de Dinero para Destinar al Pago de Facturas y Deudas Mensuales


Lo primero que debemos tomar en cuenta para una correcta administración al recibir nuestros ingresos mensuales, es la cantidad de dinero que debemos destinar al pago de facturas de la casa, como pueden ser el servicio de energía eléctrica, alquiler, gastos comunes o compartidos (en caso de vivir en un edificio de apartamentos), servicios de banda ancha fija o móvil (Internet), facturas de teléfono, impuestos municipales, etc.

Por tanto, el primer paso para una buena administración de los ingresos, consistirá en reservar la suma de dinero necesaria para abonar dichas facturas, así como otras obligaciones habituales que podamos tener en el hogar (el colegio de los niños o la universidad, el contrato de auxilio para el coche -automóvil-, emergencia médica, etc.).

Si vamos a abonar el dinero en efectivo, podemos guardarlo temporalmente en un cofre u otro lugar seguro de la casa hasta el momento de pagar la factura.
Si se trata de una suma de dinero importante y disponemos de alguna cuenta de ahorros en el banco, podemos depositarla allí temporalmente, a fin de que genere intereses hasta llegada la fecha de pago.

De esta manera, nos aseguraremos tener cubiertos los gastos fijos del hogar, y sabremos administrar mejor el dinero restante, que destinaremos a los asuntos domésticos, personales y familiares.

Organización de los Ingresos Mediante Cantidades Semanales


Independientemente de la forma en que se cobren los ingresos mensuales del hogar, podemos organizarlos de modo que el dinero nos alcance para cubrir todos los gastos del mes.

Por tanto, una vez reservada la cantidad suficiente para resolver nuestras facturas y gastos fijos, deberemos dividir el dinero restante, calculando la cantidad disponible para cada semana.

Retiros en Cajero Automático

Cajero automático (mano retirando tarjeta)

Si nuestra costumbre es cobrar el salario u otros ingresos familiares mediante el uso del cajero automático, una buena opción consiste en realizar un retiro de dinero cada semana, en lugar de retirar todos los ingresos de una vez.
De esta forma, podremos distribuir mejor los recursos y controlar gastos, asegurándonos el dinero suficiente para cubrir nuestras necesidades durante los treinta días posteriores.

Para tener un mayor control de las cantidades correspondientes a cada semana, una buena técnica consiste en establecer un día específico para retirar el dinero. Por ejemplo: podemos realizar retiros en el cajero automático únicamente los días Lunes.

Reservas de Dinero en Efectivo

En caso de recibir nuestros ingresos mediante cheques, giros bancarios, envíos rápidos de dinero o cualquier otra modalidad de pago, será conveniente calcular la cantidad justa para cada semana y reservarla en algún sitio seguro de la casa.
Es importante que el lugar seleccionado esté protegido con medidas de seguridad adecuadas, y verificar que nadie tenga acceso a él excepto nosotros o personas de nuestra confianza.


Caja fuerte digital
Podemos guardar el dinero dentro de una caja fuerte, maletín codificado o algún otro sitio que consideremos adecuado.
Si se trata de un cofre u otro sistema que incluya cerradura, debemos asegurarnos de guardar muy bien la llave.

Al igual que en el caso del cajero automático, seleccionaremos un día específico de la semana para realizar nuestros retiros, accediendo a la caja fuerte una vez cada siete días.

Organizando nuestro dinero correctamente y distribuyéndolo de manera uniforme durante los treinta días del mes, lograremos una mejor administración de los ingresos totales, evitando gastos innecesarios y, como consecuencia, ahorrando.

Clasificación de Nuestras Formas de Pago Habituales


Otro aspecto muy importante que debemos tener en cuenta a la hora de economizar el dinero del hogar, está relacionado a la clasificación de nuestros sistemas habituales de pago:
¿Qué significa esto?

Para tener un mayor control de los gastos diarios y poder ahorrar dinero en nuestra vida cotidiana, es importante clasificar los tipos de productos y servicios que consumimos pagando con tarjetas de crédito, vía Internet o mediante dinero en efectivo.

Compras Directas Mediante Tarjetas de Crédito


Cuando hablamos de compras directas por medio de tarjetas de crédito, nos referimos a las compras que realizamos personalmente, pero que son abonadas utilizando tarjetas de crédito, o bien aquellas compras que realizamos empleando algún sistema de pagos en cuotas.

Para llevar un control adecuado de los gastos y comenzar a economizar nuestros ingresos, una buena técnica consiste en reservar este tipo de compras para determinados productos o servicios específicos. Por ejemplo: podemos reservar las tarjetas de crédito para aquellas compras que resultan imprescindibles pero que únicamente realizamos en ocasiones puntuales, como pueden ser electrodomésticos para el hogar, el alquiler de un salón de fiestas, algún gasto extra que realizamos en las vacaciones de verano, etc.

De esta manera, dispondremos de tiempo suficiente entre una compra y otra, evitando sobrecargar nuestros créditos y nos aseguraremos de tener saldo disponible cuando lo necesitemos.

Compras por Internet


Una de las ventajas que nos ofrecen las compras por Internet, es el bajo costo de los diferentes productos y servicios que podemos adquirir en los innumerables sitios de venta online.
Aprovechando estos beneficios y seleccionando algunas tiendas de confianza, podemos destinar las compras vía Internet para aquellas necesidades que no son diarias, pero sí frecuentes, como pueden ser libros, materiales estudiantiles, impresión de fotografías, el perfume acostumbrado, artículos de limpieza para el hogar, etc.

Independientemente de estos ejemplos, se recomienda realizar una pequeña investigación online acerca de los diferentes precios de productos y servicios que se ofrecen en los sitios de venta que utilizaremos, antes de seleccionar el tipo de artículos que se incluirán en nuestra lista de compras habituales por Internet.
Es importante escoger aquellos productos y servicios que resulten más económicos en relación a los que se ofrecen en tiendas “no virtuales”, comparar precios en las distintas páginas de venta online y tomar las precauciones necesarias para realizar una compra sin riesgos.

En caso de no haber realizado compras online con anterioridad o si no estamos acostumbrados a realizarlas, es aconsejable consultar información útil y fidedigna que pueda servir de guía para aprender a comprar por Internet de forma segura y utilizar correctamente nuestra tarjeta de débito.

De este modo, además de organizar los recursos y controlar mejor nuestros gastos mensuales, ahorraremos mucho dinero y tiempo adquiriendo productos de calidad desde la comodidad del hogar, sin demoras y en el momento que lo necesitemos.

Pagos en Efectivo


Una vez definidas las compras habituales por Internet y con las tarjetas de crédito, tendremos disponible el dinero en efectivo para destinar a gastos diarios de la casa (productos comestibles, bebidas, transporte y otros artículos de primera necesidad), además de lo que utilicemos para los diferentes asuntos cotidianos personales y familiares.

Como hemos distribuido el dinero en efectivo de forma semanal, tendremos una idea clara de los gastos que podemos realizar en siete días, y resultará más sencillo administrarlo correctamente para que no nos falte.

Clasificación de Billetes y Monedas

Manos con billetes y monedas

Una técnica eficaz y muy interesante para mejorar el rendimiento de nuestro dinero en efectivo, consiste en la clasificación de billetes y monedas.
¿Para qué clasificaremos los billetes y las monedas?

Aunque parezca poco importante, separar los billetes de las monedas nos ayudará a conseguir una pequeña reserva de dinero para su utilización posterior, y esta conducta también contribuirá al ahorro de los recursos económicos en la casa.
¿Cómo lo haremos?

En primer lugar, escogeremos un pequeño cofre, alcancía o monedero grande para depositar todas las monedas que lleguen a nuestras manos.
Si pagamos con billetes y nos devuelven monedas, las guardaremos en el sitio escogido y no las utilizaremos hasta el fin de la semana.
Si se prefiere, puede recogerse al finalizar el mes en lugar de la semana, para obtener una recaudación mayor.

Por lo general no solemos dar demasiada importancia al valor de las monedas, de modo que prácticamente no notaremos la diferencia al retirarlas del uso cotidiano. Sin embargo, nos sorprenderemos cuando llegue el momento de contarlas y solicitar el cambio por billetes en la tienda más cercana o en la casa de cambio.

Este nuevo hábito nos ayudará a disponer siempre de una pequeña reserva o una cantidad extra de dinero cuando llegue el final del mes, o si se presentan días difíciles en la administración de la economía doméstica.

En caso de que no necesitemos emplear la reserva de monedas, podría resultar muy útil guardarla durante más tiempo hasta ahorrar una cantidad importante antes de cambiar las monedas por billetes.

Más Consejos Prácticos para Ahorrar Dinero en Casa


Existen muchas otras técnicas eficaces para ahorrar dinero dentro del hogar, y las podemos llevar a cabo estableciendo algunos hábitos de conducta sencillos en nuestro entorno familiar y cotidiano:
  • 1) Reducir el monto de las facturas en los servicios de uso doméstico: suministro de agua, energía eléctrica, teléfonos fijos y móviles, etc.
  • 2) Ahorrar dinero en comida.
  • 3) Sacar partido al dinero utilizado para cubrir gastos de vacaciones anuales.

Reducir el Monto de las Facturas en los Servicios de Uso Doméstico


Un aspecto al que debemos prestar especial atención a la hora de administrar los recursos económicos del hogar, es la forma en que utilizamos los servicios domésticos habituales, como pueden ser el suministro de agua, energía eléctrica, teléfono fijo y móvil, etc.

Para realizar una correcta utilización de estos servicios evitando generar gastos innecesarios, bastará establecer algunos criterios básicos que nos ayudarán a reducir el monto de las facturas mensuales, contribuyendo al ahorro de nuestro dinero.

Suministro de Agua y Energía Eléctrica


Reducir el monto de las facturas en los servicios de suministro de agua y energía eléctrica resultará muy sencillo poniendo en práctica los siguientes consejos:

  • Realizar duchas cortas en lugar de baños prolongados.
  • Mantener cerrado el grifo (canilla o pila) mientras nos cepillamos los dientes, a fin de evitar que el agua que no estamos utilizando se desperdicie.
  • Apagar las luces de las habitaciones cuando no hay personas dentro, y evitar encenderlas durante las horas de luz solar.
  • Iniciar el “modo ahorro” o “suspensión” en ordenadores (computadores) mientras no nos encontramos trabajando en ellos.
  • Consultar el artículo: Consejos para el Ahorro de Energía Eléctrica, publicado en este sitio a modo de guía, y que nos resultará de gran ayuda para aprender a economizar, descubriendo nuevos detalles y sugerencias útiles.



Reducir el Monto de la Factura en el Servicio Telefónico

Teléfono negro con teclado

A fin de evitar gastos innecesarios en el uso del servicio telefónico, bastará con examinar la información ofrecida al cliente, y chequear cuáles son los días de la semana y horarios más adecuados para realizar llamadas de bajo costo.

Otro método muy efectivo consiste en utilizar servicios externos para la realización de llamadas al exterior. Por ejemplo: podemos utilizar tarjetas de uso controlado, o bien realizar nuestras llamadas al exterior desde la central de la compañía telefónica. De este modo, abonaremos la llamada en el momento de realizarla y tendremos un mayor control de los gastos generados.

No olvidemos las posibilidades que nos ofrecen hoy las nuevas tecnologías, facilitando los sistemas de comunicación sin necesidad de utilizar teléfonos fijos, realizar llamadas de largas distancias ni gastar dinero para establecer contacto con amigos y familiares en cualquier país del mundo.

En lo referente al uso de teléfonos móviles, será conveniente emplear aquellos contratos con planes de tarifas específicas o fijas, en lugar de abonar nuestro servicio telefónico a demanda.

De esta manera, evitaremos gastar más dinero del necesario, tanto en llamadas, como en mensajes de texto y navegación a través del dispositivo que utilicemos.

Si estamos acostumbrados a cargar saldo en nuestro equipo en lugar de emplear un sistema de contratación mensual, resultará interesante establecer una fecha determinada en el mes o la semana para efectuar la recarga, a fin de no excedernos con los gastos y administrar mejor el saldo de nuestro teléfono móvil.

Criterios similares debemos aplicar al resto de los servicios de uso doméstico, a fin de organizar correctamente los recursos económicos del hogar, y lograr, por tanto, un mayor ahorro de nuestro dinero.

Ahorrar Dinero en Comida

Cocinando: picando vegetales en una tabla

Aunque vivamos solos en casa o tengamos una familia numerosa, bastará un pequeño y sencillo cálculo de precios para comprobar que la comida casera es una excelente alternativa a la hora de ahorrar dinero en alimentación. Por lo tanto, dentro de nuestras posibilidades cotidianas, evitaremos comprar productos en restaurantes, bares, pizzerías u otros establecimientos de comida rápida, y escogeremos preparar personalmente los alimentos de consumo diario.

Si no estamos acostumbrados a encargarnos de los asuntos gastronómicos o tenemos dudas sobre la elaboración de determinados platos, podemos recurrir a libros, revistas o sitios web que nos brinden la orientación necesaria, así como diferentes técnicas y recetas para preparar comida casera.

Una buena manera de ahorrar dinero en la compra de artículos alimenticios, consiste en realizar pedidos semanales o mensuales, a fin de obtener descuentos que algunas tiendas ofrecen mediante la adquisición de productos “al por mayor”.

En caso de que no dispongamos de tiempo suficiente para dedicar a esta clase de tareas domésticas, podría resultar interesante comprar productos a personas que ofrezcan servicios de venta directa, en lugar de consumir en establecimientos gastronómicos.
Posiblemente no ahorraremos tanto dinero con este último método, pero sí resultará mucho más económico que la compra de productos alimenticios en bares y pizzerías cercanas.

Si por razones laborales u otros motivos personales acostumbramos almorzar o cenar en restaurantes, cafeterías u otras casas de comida, será conveniente solicitar un presupuesto semanal o mensual en un local gastronómico específico, a fin de obtener los descuentos correspondientes para disminuir nuestros gastos de alimentación.

En este caso, es recomendable realizar una pequeña evaluación de calidad y precios, la cual llevaremos a cabo comparando los diferentes servicios y su conveniencia, a fin de escoger la opción más adecuada, es decir, aquella que se ajuste a nuestras necesidades y que a la vez nos resulte más económica.

Sacar Partido al Dinero Utilizado para Cubrir Gastos de Vacaciones Anuales


Si nuestra costumbre es tomar vacaciones durante períodos de licencia laboral, o simplemente solemos ir de vacaciones en verano, semanas festivas, etc., podemos sacar un buen partido al dinero empleado para cubrir gastos en nuestro viaje.
¿Cómo aprovecharemos estos gastos para ahorrar dinero?

Reunir el dinero de las vacaciones durante los meses del año y en forma paulatina, podría resultar más conveniente que desembolsar grandes cantidades de una vez, o recurrir a préstamos que pudieran ocasionar complicaciones económicas en el futuro.

Si disponemos de una cuenta de ahorros en el banco, o sencillamente hemos abierto una cuenta bancaria para operar con nuestra tarjeta de débito, podemos emplearla para depositar nuestro dinero en pequeñas o medianas cantidades, generando así intereses que nos permitan reducir la inversión final.

De este modo, nos aseguraremos de no afectar posteriormente nuestra estabilidad económica, y recuperaremos parte del dinero invertido.

La clave para organizar correctamente dichos ahorros, radica en comenzar a reunir dinero al finalizar nuestras vacaciones de temporada, calculando una suma que estemos en condiciones de depositar al inicio de cada mes, y que emplearemos para costear el viaje del siguiente año.

Implementando esta práctica año tras año, nuestras habituales vacaciones resultarán más económicas y conseguiremos ahorrar dinero de forma sencilla.

Otros Métodos Efectivos para el Ahorro de Nuestro Dinero

Alcancía metálica con dinero

  • Vender objetos usados que ya no necesitemos en lugar de desecharlos: para tal fin, podemos emplear diferentes servicios online orientados a la compra, venta y subasta de productos de diversos rubros, y que suelen ofrecerse en sitios especializados de Internet.
  • Realizar canje de libros y revistas, o adquirir libros usados en comercios de artículos estudiantiles, en lugar de comprar nuevos materiales escolares o universitarios.
  • Trocar antiguos electrodomésticos a la hora de renovar artefactos del hogar: utilizando estas oportunidades de trueque que se ofrecen en determinados establecimientos del rubro, podremos aprovechar viejas posesiones pagando sólo el dinero de la diferencia.
  • Cancelar contratos de poca utilidad, cerrar empresas inactivas o cualquier otro asunto pendiente que pueda estar generando gastos adicionales no deseados.
  • Destinar un pequeño porcentaje de nuestro salario para depósito en una cuenta de ahorros, a fin de obtener beneficios económicos a largo plazo.


Si esta lectura te ha resultado útil, por favor difúndela y compártela.

Temas Recomendados:

Cómo Invertir en una Franquicia

Aprender a Invertir en la Bolsa de Valores

Obsesión por Comprar

¿Qué métodos utilizas tú para economizar los ingresos del hogar?


Por favor, añade una sugerencia más a esta lista de consejos para ahorrar dinero en casa.

Imprimir
Leer más... votar