lunes, 11 de febrero de 2019

BIOGRAFÍA DE PEDRO FIGARI

Breve biografía de Pedro Figari

(artista uruguayo)

Pedro Figari pintando un cuadro. Imagen en blanco y negro.

Pedro Figari (1861 - 1938):
Abogado, escritor, pintor, filósofo, periodista, educador y político uruguayo, y una de las figuras fundamentales en la cultura de su país.

Cuadro Apuesta, del pintor uruguayo Pedro Figari. Varias personas apostando con barajas, sentadas a las mesas de una sala. Botellas de bebida y el retrato de una mujer decorando el lugar.
Ya en su juventud, Figari había realizado algunas acuarelas documentales del viejo  Montevideo, pero es recién en 1919 y 1920 cuando el artista, deslumbra con una obra pictórica asombrosa y fecunda:
Dejó, al morir, más de 2500 cartones pintados.

Sus temas más populares se refieren a la vida de los negros en el quehacer cotidiano: sus fiestas, bailes, velorios; sin olvidar las estampas sobre la época colonial, el campo, los paisajes, etc.
Patio, de Pedro Figari. En la pintura se observan gauchos y chinas bailando en un patio con aljibe.
Pintura de Figari llamada Candombe, en la cual se observan personas negras tocando el tambor y bailando.

“El arte es emoción”, decía el pintor, expresando así la raíz profundamente humana de su sentir artístico.
Pintura de Pedro Figari. Mujeres negras y blancas, preparando dulce de membrillo en un patio. Afrodescendientes a la derecha y blancas a la izquierda.

La obra de Figari es, esencialmente, una constante recreación de recuerdos de viejos tiempos, ya idos definitivamente.
Pedro Figari, cuadro Vieja estancia. En la pintura se muestra un ombú y dos caballos de campo.

Información extraída de Enciclopedia Histórica y Biográfica Uruguay y América, y datos complementarios de la web.

Candombe para Figari


Poema a Pedro Figari

Otras lecturas interesantes:


Biografía de Sor Juana Inés de la Cruz

Cómo fomentar el arte en los niños

Biografía de Pablo Neruda
Leer más...

miércoles, 30 de enero de 2019

LLUVIA Y GRANIZO (INFORMACIÓN GENERAL)

Lluvia y granizo

Lluvia torrencial en el muelle. Se ven mesas y sillas.

A continuación hallarás información general y muy interesante acerca de la lluvia y el granizo:


  1. Trozo de granizo gigante en la ciudad de Heidgraben
  2. Cuando la lluvia y el granizo provocan daños
  3. Cómo se forma la lluvia
  4. La coalescencia
  5. De las nubes llueve siempre
  6. El pluviómetro
  7. Formación de granizo
  8. La lucha contra el granizo
  9. Otros artículos interesantes


Trozo de granizo gigante en la ciudad de Heidgraben


Heidgraben es una tranquila ciudad alemana, en la cual no ha nacido ningún genio de la ciencia, ningún compositor ha escrito sus obras, ningún poeta ha compuesto una oda célebre. Tampoco hay una hostería donde haya dormido Napoleón. Sin embargo, posee su granito de notoriedad.

Para ser exactos, habría que hablar de grano, porque Heidgraben es el lugar donde se ha recogido un trozo de granizo gigante (uno de los más grandes de que se tiene noticia).

¡Este trozo de granizo pesaba 1 kilo 800 gramos! Tenía 25 centímetros de largo y 14 de ancho: algo simplemente descomunal.

Su caída no provocó, por fortuna, ningún daño; pero es de imaginar si hubiera caído encima de algún habitante del lugar; por cierto no habría podido contar su aventura a nadie…

Cuando la lluvia y el granizo provocan daños

Coche dañado por la caída de granizo.

Por desgracia, el granizo no necesita alcanzar proporciones tan excepcionales para provocar grandes daños. Esto lo saben bien los agricultores, cuando ven sus campos devastados.

Muy distintos, por cierto, son los efectos de la otra precipitación -la lluvia- que siempre es necesaria y benéfica (por supuesto, mientras no se convierta en un diluvio destructor y catastrófico).

Cómo se forma la lluvia

Esquema con el ciclo de formación de la lluvia.

El mecanismo de formación de la lluvia es muy simple. Está formada por el agua que se evapora de la superficie de los océanos (los grandes tanques de agua del mundo) y vuelve a la Tierra como consecuencia de su condensación, al entrar en contacto con las capas frías de la atmósfera.

En efecto, el calor del sol hace transformar en vapor una parte del agua de los mares, ríos y lagos.

Las gotas de agua de que se forma la nube tienen un diámetro medio de 1/100 de milímetro, y una de ellas emplearía 16 horas en caer en línea vertical, si la atmósfera estuviera en completa calma. Pero, como en la práctica la misma se halla siempre en movimiento, estas gotitas, moviéndose a su vez en diferentes sentidos en el seno de la atmósfera, no caen.

Cabe preguntar entonces ¿por qué cae la lluvia? Intentaremos explicarlo de la manera más simple.

La coalescencia


La causa general de la lluvia es el crecimiento de una gotita hasta las dimensiones suficientes para hacerla caer. Este proceso -del que se puede decir que depende la vida en la Tierra- se denomina “coalescencia” (del latín “coaléscere”, unirse).

Para que las gotas de agua caigan, es suficiente que alcancen el diámetro de 1/10 de milímetro (o más, con un máximo de 5 milímetros).

Considérese que una gota “pronta” a caer, contiene una cantidad de agua hasta un millón de veces mayor que la gotita originaria…

La coalescencia se puede producir de dos maneras:

  1. Por choque. Las pequeñas gotas que constituyen las nubes son “sacudidas” violentamente por los vientos. Cuando sus trayectorias se cruzan, chocan entre sí y se funden, dando origen a gotas de mayor tamaño que, al alcanzar un determinado peso, caen en forma de lluvia.
  2. Por derivación de cristales de hielo. Cuando en medio de las nubes tormentosas (cumulonimbos), a causa de la temperatura muy fría, se forman agujas de cristal, puede suceder que éstas, al caer, atraviesen una capa de aire cálido. En este caso, se funden y llegan a la Tierra transformadas en lluvia.


De las nubes llueve siempre

Lluvia cayendo de las nubes, con tormenta eléctrica.

El fenómeno de la coalescencia en el interior de las nubes sucede siempre. Por ello, cuando el cielo está muy cubierto pero no vemos caer agua, no significa que no esté lloviendo. Significa, simplemente, que la lluvia no llega hasta el suelo.

En efecto, a veces sucede que, en su caída, las gotitas de lluvia hallan una capa de aire cálido y seco y se evaporan de nuevo. En ese caso no llueve en la Tierra.

Si, en cambio, el aire que está debajo de la nube es frío, las gotas de lluvia lo atraviesan y llegan hasta la Tierra; más aún, aumentan de volumen, porque se cargan con la humedad del aire atravesado.

Por ello las primeras gotas de lluvia suelen ser más grandes; en cambio, las que caen después, al transitar una capa de aire ya “descargado” de la humedad, llegan al suelo tal como se han formado.

Todo ello explica también, por qué en ciertas regiones no llueve nunca o casi nunca, aunque en el cielo haya nubes. El aire del Sahara, por ejemplo, es siempre tan cálido y seco, que impide a las gotas de lluvia llegar al suelo.

El pluviómetro

Pluviómetro sobre una colina, para medir la intensidad de la lluvia.

La intensidad de la lluvia y de todos los otros tipos de precipitaciones en una cierta zona, se mide a través del “pluviómetro de taza”. Se trata de un instrumento muy simple, constituido por un tubo graduado, el cual permite medir la cantidad de agua que ha caído en un determinado período de tiempo.

Algunos pluviómetros cuentan con una taza de dos compartimientos; cuando uno de ellos se colma, es posible inclinar y verter su contenido en un recipiente especial, al tiempo que se llena el otro.

Pluviómetro fabricado en casa. Mide la intensidad de la lluvia.
Cualquier interesado puede fabricar un pluviómetro. Bastará con emplear un vaso, más bien alto, en cuyo exterior se encolará una tira de papel milimetrado, ya que la lluvia se mide en milímetros por hora, por día o por año, según lo que dure la observación.

Sin embargo, deberá cuidar que el vaso sea perfectamente cilíndrico; es decir, que tenga la abertura del mismo diámetro que los “lados” y el fondo. De lo contrario, la observación resultará falseada.

Evidentemente, en la actualidad existen dispositivos electrónicos especiales, capaces de registrar y almacenar datos concretos durante las diferentes observaciones meteorológicas, vinculadas a la medición de precipitaciones.

Formación de granizo

Formación de granizo. Dos manos sosteniendo cinco piedras de granizo.

El mecanismo de formación de granizo es más difícil de verificar que el que origina la lluvia; pero es igualmente simple. Se basa siempre en las diferencias de temperatura entre una capa y otra de la atmósfera.

En este caso, una corriente de aire lleva hacia arriba los granitos de polvo y de arena; los más grandes vuelven a caer pronto al suelo; los más pequeños, en cambio, continúan elevándose. Si finalmente éstos encuentran una nube, provocan la “condensación” de las gotitas de agua que la misma contiene en su superficie. Tal es el primer paso hacia la formación del granizo.

Si estas gotas tienen debajo una capa de aire frío y húmedo, caen como lluvia común; si, en cambio, se encuentran por encima de una capa de aire caliente, se evaporan después de una breve caída. Pero, si una nueva corriente de subida las impulsa a una altura superior, allí, por efecto de la menor temperatura, se congelan y se transforman en granitos de hielo.

Estos granitos son microscópicos y no llegarían nunca al suelo en estado sólido. No obstante, si el fenómeno que ha causado su formación se repite, vuelven a subir y se cargan de nueva humedad, aumentando su volumen, hasta que no se sostienen más y caen sobre la Tierra, por efecto de la gravedad.

Lucha contra el granizo


En caso de que el granizo sea muy pequeño (hasta un par de milímetros), los efectos de su caída no suelen ser graves; a lo sumo, causará un poco de fastidio a aquellas personas que se encuentran al aire libre. Pero si las dimensiones del mismo aumentan, entonces habrá destrozos. Cosechas enteras son a veces destruidas a causa del granizo, y el trabajo de los agricultores, que por lo general ha durado varios meses, simplemente se deshace en pocos minutos.

En consecuencia, se han realizado estudios muy cuidadosos para tratar de prevenir este fenómeno, y de ordinario se logra éxito en su intento.

A fin de combatir el granizo se suelen lanzar cohetes contra las nubes, en las cuales los trocitos de hielo se hallan subiendo y bajando. La explosión de estos cohetes especiales, por lo común de un metro de largo y con una pequeña carga en la parte anterior, provoca un brusco movimiento de aire, capaz de “cortar” las corrientes en las cuales circula el granizo. En esa forma, el mismo cae a la Tierra antes de alcanzar dimensiones peligrosas.

Información extraída de Enciclopedia Estudiantil.

Otros artículos interesantes:


Consejos para el ahorro de energía eléctrica

Origen y composición de las piedras preciosas

Las playas más extrañas del mundo

Consecuencias ambientales de la extracción minera

Información sobre el cuarzo y sus mitos

Cómo cuidar las playas

Antigua campaña por la justicia climática

Si deseas apoyar el sitio, por favor comparte en tus redes sociales esta información sobre la lluvia y el granizo. ¡Gracias por tu visita!
Leer más...

lunes, 7 de enero de 2019

LA HISTORIA DE MICHY, UNA PERRITA QUE LO HA PERDIDO TODO

No ha habido en el mundo una perrita tan inteligente, comunicativa, generosa y leal como lo ha sido Michy.
Historia de una perrita llamada Michy. Perra collie enana, sentada sobre el césped.

Sin embargo, su vida no resultó nada fácil, y ésta es, desafortunadamente, una triste historia de amor y soledad.

Michy, la perrita que lo ha perdido todo


Historia escrita por Myriam Alpuín García, Uruguay.

Michy nos cuenta:

Vi cómo se alejaban en un vehículo muy grande. Se habían marchado sin mí.

Quizá nunca volvería a verlos. Era mi familia… y ya no estaba.

Quedé sola en aquella casa cerrada.
No podría entrar a mi hogar como cada noche. En realidad, ya no tenía un hogar.

Permanecí inmóvil durante mucho tiempo, esperando…

Quizá regresaran por mí. Seguro se habían equivocado. Sí, tal vez eso era, un error.

Ellos me querían; me querían mucho, y yo a ellos.
¡No podían abandonarme!

No sé cuántas horas transcurrieron, pero fueron largas.

Sentí frío… y hambre, pero no me movería de allí.
No podía hacerlo. ¿Y si volvían? ¡No sabrían dónde encontrarme!
Tenía que resistir.

Se ocultó el sol y salió de nuevo.

Finalmente lo recordé:
Ella, la madre, me lo había dicho…
Dijo que debían marcharse.
Su hija mayor había enfermado. Era necesario mudarse a la capital; a un apartamento donde convivían muchas personas, entre ellas una niña pequeña… Allí no había lugar para mí.

Sé que me habría llevado con ella de haber podido hacerlo.
La vi llorar mientras se alejaba.

El niño tampoco quería marcharse.

Entonces tuve que aceptarlo:
Mi familia jamás regresaría…

Me costó mucho comenzar a andar.

Miré hacia el mar, el mismo que tanto nos gustaba, pero que hoy se veía diferente.
Haría mi acostumbrado paseo por la playa, pero esta vez, sola.

“¡Michy!, ven aquí, perrita”. Una voz que me resultó familiar me llamaba desde el otro lado de la calle.

Corrí torpemente a su encuentro, aunque no se trataba de ella, sino de su hermana, que vivía frente a nuestra casa y había regresado por fin de sus vacaciones.

“A partir de ahora vivirás conmigo”, dijo, al tiempo que abría la cerca vecina, esperándome.

Me quedé en su hogar durante varios meses, pero no soportaba ver todo el tiempo la que fuera mi casa, cerrada y tan sola como yo me sentía desde aquella tarde.

Por eso una mañana decidí escapar para buscar a mi familia.

Todavía no la encontré, aunque anduve mucho tiempo.

Estoy muy vieja ya… y muy cansada.

Tal vez nunca los encuentre y muera en el camino.
Prefiero morir buscando mi destino a esperar que la muerte me encuentre sin haberlo intentado.

Mi paso es más lento ahora.
Debo detenerme a descansar muy a menudo… pero al final, sigo andando…

Myriam Alpuín.

Lecturas y videos recomendados:


Carta para un perro perdido (video inspirado en una perrita llamada Mimi)

No me apagues la luz (relato de Poldy Bird)

Historias para sentir, pensar y reflexionar

Si te ha conmovido la historia de Michy, por favor compártela con tus amigos.

Gracias por tu visita.
Leer más...

viernes, 30 de noviembre de 2018

CANCIONES DE NAVIDAD Y AÑO NUEVO (LISTA DE TÍTULOS)

MÚSICA NAVIDEÑA

Canciones navideñas. Escena navideña compuesta por pequeñas figuras. Cabaña y árbol de navidad con personajes. Entre ellos, varios Santa Claus tocando instrumentos musicales, y un ángel mirando por la ventana.

¿Cuáles son las canciones de navidad y año nuevo que podemos escuchar y disfrutar junto a nuestros familiares y amigos en estas fiestas?

Aquí va una interesante lista de títulos, que podrá ayudarte a seleccionar la mejor música para recibir el nuevo año, alegrar a los niños y crear un buen ambiente navideño durante el próximo mes de diciembre.

La lista incluye sólo canciones en español, de varios géneros y artistas, dedicadas a diferentes celebraciones tradicionales como la nochebuena, navidad, fin de año, año nuevo y día de los reyes magos.

Canciones de navidad y año nuevo

(Lista de títulos)
Adornos de navidad y año nuevo, pendiendo de las ramas de un pino.


  • En navidad - Rosana
  • Te deseo muy felices fiestas - Luis Miguel
  • Feliz año nuevo, feliz navidad - Tatiana
  • Abriendo puertas - Gloria Estefan
  • Canción de navidad - Billo's: José Luis Rodríguez (el Puma)
  • Bendito diciembre - Los Betos
  • Ven a mi casa esta navidad - Ricardo Montaner y Angélica Vale
  • Cinco pa’ las doce - Aníbal Velásquez
  • Como los reyes en Galilea o Los reyes magos - Sheila
  • Feliz nochebuena, feliz navidad - Andrea del Boca
  • El año viejo - Tony Camargo
  • Blanca navidad - Daniela Romo
  • Me voy a regalar - Marc Anthony
  • Amor y paz - Los Wawancó
  • Mi burrito sabanero o El burrito de Belén - Juanes
  • Feliz navidad - Michael Bublé y Thalía
  • La víspera de año nuevo - La Sonora Dinamita
  • Espléndida noche - Puma Rodríguez
  • Blanca navidad - Alejandro Fernández
  • Ven a cantar - María José
  • Santa Claus llegó a la ciudad - Luis Miguel
  • Los reyes magos - Mercedes Sosa
  • Canción para la navidad - José Luis Perales
  • Noche de paz - Laura Pausini
  • Cantares de navidad - Los Hispanos
  • Llegaron las navidades - Carlos Argentino y la Sonora Matancera
  • Feliz nochebuena - Rodolfo Aicardi
  • Navidad sin ti - Marco Antonio Solís
  • Más allá - Gloria Estefan
  • Será posible - Rubén Rada
  • Lo único que deseo para esta navidad es a ti (covers en español)
  • Feliz navidad (próspero año y felicidad) - José Feliciano
  • Candombe del 6 de enero - Yábor
  • Campanas de plata - Myriam Hernández
  • Navidad en verano - Mercedes Sosa
  • La estrella de Belén - José Luis Rodríguez
  • Soy feliz en la navidad - Celia Cruz
  • El niño del tambor o El pequeño tamborilero - Raphael
  • Año nuevo, vida nueva
  • Nochebuena - Celia Cruz y la Sonora Matancera
  • La luz que nace en ti - La Oreja de Van Gogh
  • Navidad - José Luis Perales
  • Frente a la chimenea - Luis Miguel
  • Santa la noche - Andrea Bocelli
  • Diciembre, diciembre - Mercedes Sosa
  • Arbolito de navidad - Gloria Estefan


Para aquellos usuarios que no celebran la navidad, se recomienda la canción “Navidad negra”, de Fito Páez.

Algunas aclaraciones acerca de esta lista:


No necesariamente todas las canciones o villancicos aquí mencionados hacen referencia a su versión original, y queda sobreentendido que varios de ellos, han sido interpretados por diferentes artistas en múltiples versiones que, obviamente, no están incluidas en esta lista.

Asimismo, algunas de estas canciones navideñas comparten el título o las frases de sus estribillos, tratándose, sin embargo, de letras y melodías completamente distintas e independientes.

Más lecturas sobre navidad:


Poemas de navidad y año nuevo

Recetas de bebidas navideñas

Si conoces otros villancicos o canciones navideñas que no estén incluidas en esta selección, no olvides añadirlas escribiendo un comentario con sus títulos e intérpretes al final del artículo.

Y por supuesto, si deseas apoyar el sitio, por favor recuerda compartir esta lista en tus redes sociales.

¡Gracias por tu visita y feliz navidad!
Leer más...

jueves, 22 de noviembre de 2018

POEMAS DE NAVIDAD Y AÑO NUEVO

Navidad y año nuevo. Ilustración de Santa Claus patinando en la nieve, un reno junto a la bolsa de regalos navideños y pinos nevados.
Cinco hermosos poemas de navidad y año nuevo, ideales para disfrutar y compartir con nuestros amigos amantes de la poesía en estas fiestas, o bien para transmitir espíritu navideño a la familia durante el especial mes de Diciembre. ¡Felicidades!

Navidad y fin de año. Fuegos artificiales iluminando la ciudad en la noche de año nuevo.

  1. Árbol de navidad (Roberto Meza Fuentes)
  2. 1 de Enero de 1965 (Joseph Brodsky)
  3. Villancico (Gloria Fuertes)
  4. Nochebuena (Amado Nervo)
  5. Primera navidad (Jorge Guillén)


¡Disfruta de las poesías!

Poemas de navidad y año nuevo


Árbol de navidad

Árbol de navidad con sus adornos.

Árbol luminoso
de la navidad,
tu cimera verde
nos dé claridad
y alegría y triunfo
en la tempestad:
Árbol luminoso
de la navidad.

Eres, árbol claro,
un amanecer:
Tu sombra es la fuente
que apaga la sed
y nos hace buenos
hasta sin querer:
Eres, árbol claro,
un amanecer.

Por ti es bello el mundo
y dulce el vivir,
árbol inefable
que no tiene fin,
alta y luminosa
torre de marfil:
Por ti es bello el mundo
y dulce el vivir.

Nació en un pesebre
el dios del amor,
hombre, por nosotros
conoció el dolor,
y alumbró la vida
con su resplandor:
Nació en un pesebre
el dios del amor.

Desde ti sonríe
el niño de luz,
besa nuestras almas
su mirada azul
y nos hace puros
amando, Jesús:
Desde ti sonríe
el niño de luz.

Roberto Meza Fuentes

1 de Enero de 1965


Los reyes magos olvidarán tu nombre.
Sobre tu cabeza no brillará ninguna estrella.
Sólo persistirá un fatigoso sonido,
el ronco rumor del temporal.
Se proyectarán las sombras desde tus ojos cansados
al morir la solitaria vela junto a tu cama,
pues aquí el calendario sigue criando noches
hasta agotar las reservas de velas.

¿Qué provoca esta melancolía?
Una larga melodía familiar
vuelve a sonar. Pues adelante.
Que suene desde esta noche.
Que suene en la hora de mi muerte,
como agradecimiento de los ojos y los labios
por aquello que a veces nos empuja a alzar
la mirada a lo profundo del cielo.

Contemplas en silencio la pared.
Tu calcetín mira boquiabierto: no guarda ningún regalo.
Es evidente que eres ya demasiado viejo
para confiar en el bueno de San Nicolás;
que es ya tarde para milagros.
Pero de repente, al levantar los ojos
hacia la luz del cielo, te das cuenta:
tu vida es un puro regalo.

Joseph Brodsky

Villancico

Año nuevo y navidad. Pesebre navideño. Niño Jesús, madre María, José, reyes magos, un pastor, el ángel, un burro y los corderos.

¡Qué guapo es el niño
Jesús del portal!
¡Qué pobre es el niño…
sin un delantal!

¡Qué bella es María!
Ella es el rosal.
Él bajó a la Tierra
para perfumar.

¡Corred, arroyuelos,
que ha nacido ya!
¡Corred, pastoreaos,
que desnudo está!

¡Llevadle camisas
y frutas llevad!
¡Corred, corderillos,
que os vea brincar!

¡Ángeles y fuentes,
ya podéis cantar,
que el niño Jesús
ha nacido ya!

Gloria Fuertes

Nochebuena


Pastores y pastoras,
abierto está el edén.
¿No oís voces sonoras?
Jesús nació en Belén.

La luz del cielo baja,
el Cristo nació ya,
y en un nido de paja
cual pajarillo está.

El niño está friolento.
¡Oh noble buey,
arropa con tu aliento
al Niño Rey!

Los cantos y los vuelos
invaden la extensión,
y están de fiesta cielos
y tierra… y corazón.

Resuenan voces puras
que cantan en tropel:
¡Hosanna en las alturas
al Justo de Israel!

¡Pastores, en bandada
venid, venid,
a ver la anunciada
Flor de David!

Amado Nervo

Primera navidad

Poemas navideños. Árbol de navidad con adornos y regalos.

Dice nerviosa, la niña:
“¡Santa Claus! ¿No habrá venido?”.
Expectantes, vamos todos
a descubrir el prodigio,
y ante ella, que nos precede,
surge el árbol, encendido,
con sus tesoros. ¡Son muchos!
Y la niña queda en vilo,
gravemente inmóvil bajo
la amenaza de un peligro.
Es imposible afrontar
sin terror el paraíso.

Jorge Guillén

Otras lecturas sobre navidad y año nuevo:


Recetas de bebidas navideñas

Saludos de fin de año y navidad

Si deseas apoyar el sitio, por favor comparte con más usuarios estos poemas de navidad y año nuevo. ¡Felicidades y gracias por tu visita!
Leer más...

miércoles, 14 de noviembre de 2018

FICUS: ARBUSTOS IDEALES PARA DECORAR PATIOS CUBIERTOS

FICUS

Ficus decorando un patio cubierto. La planta se encuentra en un macetón, junto a un ventanal.
Un patio cubierto puede transformarse en el rincón más cálido de la casa si lo decoras con arbustos imponentes, como el ficus.

Ficus para patios cubiertos


El ficus es una especie que siempre está de moda, combina a la perfección con palmeras, helechos, geranios y malvones, y puede transformarse en la “vedette” del ambiente, dando a tus patios cubiertos una agradable decoración verde.
Es un arbusto muy resistente, y además no necesita cuidados especiales.

El ficus (aún el Benjamina) suele convertirse con los años en un arbusto majestuoso, capaz de medir entre 3 y 5 metros de altura. Se lo puede conseguir pequeño o ya desarrollado.

Esta planta necesita buena luz, aunque indirecta, puesto que los rayos del sol podrían quemar sus hojas.
Es conveniente ubicarla en un sitio lejano a fuentes de calor, y donde no se formen corrientes de aire.

El riego del ficus debe ser moderado. Incluso es aconsejable sumergir la maceta en un recipiente con poca agua, de modo que la planta absorba la cantidad de líquido estrictamente necesaria.
Esta inmersión debe mantenerse sólo durante dos o tres horas, preferiblemente un par de veces cada diez días.

Apoyar la maceta del ficus sobre una bandeja con grava húmeda también es una buena opción.
Recuerda que un exceso de humedad podría provocar la caída del follaje, o bien un amarilleo precoz del mismo.

Procura ubicar la planta en un macetón de gran tamaño para que pueda desarrollarse correctamente, y escoge si es posible una mezcla de tierra negra común, con mantillo vegetal y arena.

La poda del ficus desarrollado deberá realizarse durante los meses fríos.
Comienza por eliminar los tallos estropeados y las ramas antiguas.

Si el porte del ficus ha perdido su estructura debido al desarrollo exuberante del follaje, deberás recortar los brotes desiguales, siempre en forma diagonal.

Es recomendable acompañar esta especie con plantas adecuadas para interiores. Puedes optar por palmeras como la Phoenix (también conocida como datilera) o las dracenas. Todas necesitarán escaso riego y buena luz indirecta.

En caso de preferir especies más pequeñas, es aconsejable escoger los helechos (ubicados en el espacio más sombreado), las coníferas enanas y los geranios de flores rojas.

Para conseguir una decoración impactante, será preciso colocar las plantas en macetones de barro, ideales para dar un toque original a tu patio.

Datos extraídos de revista Mujer.

Otras lecturas interesantes para la decoración con plantas:


Decora tu casa con plantas fáciles de cuidar

Plantas aromáticas en el jardín

Cuidados para plantas de interior

No olvides compartir con otros usuarios este artículo sobre el ficus y la decoración de patios cubiertos. ¡Gracias por tu apoyo!
Leer más...

domingo, 11 de noviembre de 2018

FÁBULA DE LOS SAPOS (REFLEXIÓN)

Sapos. Ilustración de dos sapitos.

Carrera de sapos

Interesante reflexión, llamada también “fábula de los sapos” o “fábula del sapito

Érase una vez una importante carrera de sapos. El objetivo de la misma era llegar hasta lo alto de una gran torre.

El sitio escogido para la competición se hallaba repleto de espectadores. Se trataba de una ruidosa multitud de animales que observaba, saltaba y gritaba, intentando alentar a los audaces participantes.

Por fin comenzó la esperada competencia. Pero como nadie creía realmente que aquellos sapos pudieran alcanzar la meta, las exclamaciones que más se oían por parte de la multitud eran frases del tipo: “¡Qué pena… Estos sapos no lo van a lograr… Jamás conseguirán alcanzar la cima de tan alta torre!”.

Los malos pronósticos se fueron intensificando a lo largo de la competición. Uno a uno, los sapitos comenzaron a desistir.

Sin embargo, uno de ellos no se daba por vencido, y seguía avanzando en dirección a la cima, al tiempo que la multitud continuaba gritando: “¡Oigan, sapos, es imposible llegar hasta la meta; no lo lograrán… Es una pena!”.

Ya todos los participantes habían abandonado la carrera, con excepción de ese único sapo que, sin detenerse y con más y más fuerza, continuaba avanzando en su camino a la cima.

Curiosamente y en contra de todos los presagios, el sapito consiguió llegar a la parte más alta de aquella torre, luego de haber realizado un gran esfuerzo.

Una vez finalizada la carrera, todos los sapos se acercaron al ganador, y le preguntaron cómo había conseguido concluir la prueba, y fue en ese momento cuando, con gran sorpresa, descubrieron que éste ¡era sordo!

Fábula de los sapos

(consejo final)


Finalmente, la fábula de los sapos nos deja el siguiente consejo:

Sé siempre “sordo” cuando alguien te dice que no puedes cumplir tus sueños.

No permitas que personas pesimistas o negativas derrumben las mejores y más sabias esperanzas de tu corazón.

Recuerda el gran poder que tienen las palabras que dices y escuchas, y por ello, ocúpate siempre de ser optimista.

Otras lecturas interesantes:


Reflexiones de Sócrates

La vida es como un juego

Leyenda de los juguetes

Historias para reflexionar

Si deseas apoyar el sitio, por favor comparte esta fábula en tus redes sociales.
Leer más...

domingo, 4 de noviembre de 2018

LA ESCRITURA: ORIGEN Y CARACTERÍSTICAS

Escritura. Mesa con papel escrito, pluma, tintero, vela, libros antiguos y posa pluma.

Escritura


En este artículo hallarás información interesante acerca de la escritura: características, origen, evolución y otros datos complementarios sobre signos, letras, alfabetos y las diferentes lenguas escritas.
Origen y características de la escritura. Escrituras jeroglíficas en nueve imágenes distintas.


  1. Ideograma, escritura y origen del alfabeto
  2. La antigua escritura persa cuneiforme
  3. Búsqueda y estudio de inscripciones antiguas
  4. El jeroglífico egipcio
  5. La escritura china
  6. Creadores del alfabeto
  7. Ramas derivadas del alfabeto fenicio
  8. El alfabeto etrusco
  9. Alfabeto griego
  10. La escritura de los romanos
  11. Otros tipos de escritura
  12. Métodos especiales (estenografía o taquigrafía, escritura musical, escritura de los números y código Morse)
  13. Formas actuales de escritura


Ideograma, escritura y origen del alfabeto

Origen de la escritura. Papiro con escrituras jeroglíficas antiguas.
Desde la prehistoria, el ser humano se preocupó por hallar un sistema que le permitiera recordar las noticias y transmitirlas a otros individuos. El primer medio utilizado con este fin fue el dibujo.

Por ejemplo: un ciervo representado en una ilustración, apuntado por una figura humana con una especie de arma, podía servir a un hombre primitivo para comunicar a otros que éste saldría de caza.
Ilustración primitiva donde aparece un ciervo y una figura humana, apuntándole con una especie de arma.

Se conoce con el nombre de “ideograma” al signo esquemático no lingüístico (signo de la escritura ideográfica), que debido a sus características, simboliza una idea o una palabra.

El hombre neolítico se valió de “pictografías” para representar aquellas cosas que le era posible dibujar. Luego logró combinar sus dibujos para expresar ideas, aún las abstractas (“ideogramas”), mediante un sistema de dibujos de objetos, cuyos nombres tenían un sonido similar al de las palabras utilizadas para designar las abstracciones que se deseaba representar (signos fonéticos).
De este procedimiento derivó el alfabeto.

La escritura pictográfica de los sumerios, plasmada sobre barro y con estilete, llegó a ser un rayado convencional con rasgos en forma de cuña, y con una reminiscencia muy vaga de los objetos primitivamente dibujados.

Esta escritura “cuneiforme”, después de superar las fases de pictografía, ideografía y fonograma, llegó incluso a crear sílabas: cada signo expresaba solo una sílaba que, combinada con otras, formaba una palabra.

Los semitas, al conquistar Sumeria, adaptaron la escritura silábica a su propia lengua. Ésta prevaleció en Asiria y Babilonia, y vestigios de ella quedan en algunas letras de nuestro alfabeto actual.

En Egipto se utilizaron tres tipos de escritura: la “jeroglífica”, la “hierática” (usada por los sacerdotes) y la “demótica” (más sencilla y corriente, empleada para epístolas y recetas médicas).

La escritura hierática fue adoptada por varios pueblos del Mediterráneo, que le quitaron todo lo que tenía de pictográfica e ideográfica, y la convirtieron en un sistema de sonidos puros.

De esta forma nació el alfabeto fenicio, según algunos autores. Hay quienes afirman que proviene del cananeo, y otros sostienen que su origen es desconocido.

Los griegos lo perfeccionaron para adaptarlo a su hermosa lengua indoaria, y en época posterior, lo hicieron también los latinos.

La antigua escritura persa cuneiforme

Antigua escritura cuneiforme grabada sobre una roca.

Debido a sus características, los signos grabados en una antigua “página” de escritura persa, podrían parecer un gracioso bordado puramente decorativo, y se hallan, sin embargo, repletos de significado.

Este modo de comunicación fue llamado “escritura cuneiforme”, en referencia a la forma de cuña que poseen los signos que lo constituyen.

En 1802, existió un erudito alemán que pasó noches enteras poniendo a prueba su paciencia para descifrar el significado de estos signos. En aquella época, de toda la escritura cuneiforme, sólo se conocía una palabra: “rey”.

Este hombre del pasado, llamado Jorge Grotefend, deseaba fervientemente aclarar el secreto de dicho lenguaje.

En primer lugar, el erudito reparó en el hecho de que la palabra “rey” aparecía tres veces en una frase inscripta sobre la roca de Behistún; confrontó las palabras que precedían al término y comprobó que dos de ellas eran idénticas.

Conociendo la costumbre de los antiguos de colocar el nombre de un soberano junto al de su padre, supuso que en aquella frase, aparecía dos veces el nombre de un padre y de su hijo.

Pero había una diferencia en aquellas dos frases: en la primera, el padre no tenía el título de rey. Evidentemente, de los tres personajes nombrados, sólo dos eran reyes.

Sobre la base de estas deducciones, Grotefend logró “construir” el siguiente esquema de la frase por traducir:

X rey, hijo de Y.
Z rey, hijo de X rey.

Con la típica metodicidad de los alemanes, Grotefend efectuó una minuciosa búsqueda en la historia persa, intentando descubrir el nombre de los tres personajes mencionados.

Descubrió que entre los reyes persas que habían sido, respectivamente, hijo y nieto de uno que no había sido rey, se encontraban los nombres de Darío y Jerjes. El padre y abuelo que no había sido rey era un tal Histaspes.

La frase, entonces, se interpretaba de la siguiente forma:

Darío rey, hijo de Histaspes.
Jerjes rey, hijo de Darío rey.

Una vez descifrados estos nombres, Grotefend se halló en conocimiento de un buen número de letras cuneiformes. De este modo se hizo posible descifrar una cantidad cada vez mayor de palabras, y pronto se conoció el alfabeto en su totalidad.

Grotefend había resuelto el fascinante misterio de la escritura cuneiforme; su obra fue completada por el inglés Rawlinson, el francés Oppert y otros varios investigadores de este tema.

Búsqueda y estudio de inscripciones antiguas


La hazaña de Grotefend es similar a muchas otras, realizadas por los arqueólogos, epigrafistas y paleógrafos (del griego: “palaios”, antiguo; “graphein”, escribir), que se dedican a la búsqueda y estudio de inscripciones antiguas. Una ciencia, como vemos, tan apasionante como una aventura policial, y que requiere las cualidades de un “detective” especializado en descifrar códigos.

El jeroglífico egipcio


Después de la cuneiforme, la jeroglífica puede considerarse entre las más antiguas formas de escritura.

Cada signo jeroglífico expresa una palabra.

Las líneas grabadas en una lápida hallada en Roseta, sirvieron para el descubrimiento de la escritura jeroglífica egipcia, puesto que las mismas frases se hallaban repetidas en tres escrituras distintas: jeroglífica, demótica (o escritura cursiva popular del antiguo Egipto) y griega.

Las palabras que aparecían escritas en la última línea de dicha inscripción fueron las siguientes:

“En fin, que este decreto sea grabado en una lápida de piedra dura, en caracteres sagrados, locales y griegos, y expuesto en todos los templos de primer, segundo y tercer orden, junto a la imagen del rey siempre viviente”.

Como la lengua griega era ya conocida, mediante el confrontamiento, resultó relativamente fácil descifrar la escritura jeroglífica.

La escritura china

Escritura china. Chino tradicional y simplificado.

Otro tipo de escritura jeroglífica es la china, la cual continúa utilizándose en la actualidad.

Una disposición del gobierno chino, estableció que en los colegios se enseñara también la escritura alfabética, y anteriormente se había simplificado la enseñanza de los caracteres jeroglíficos chinos, reducidos a 517 signos.

Creadores del alfabeto

Origen de la escritura. Tablilla de piedra con fragmento de escritura fenicia.

Se considera que los creadores del alfabeto utilizado en nuestros días han sido los fenicios, y se entiende por “alfabeto” un método de escritura, en el cual cada signo representa un sonido determinado.

Comparando las principales escrituras antiguas con el alfabeto fenicio, se comprueba que todas ellas han derivado de él.

Ramas derivadas del alfabeto fenicio


Las ramas derivadas del alfabeto fenicio son seis:

  1. Escrituras hebreo-samaritanas.
  2. Escrituras arameas, con sus formas primitiva, secundaria y cursiva. Del alfabeto arameo se derivaron otros, los que a su vez dieron origen a la escritura árabe, el armenio, el georgiano, etc.
  3. Rama central, que comprende el griego, el etrusco y el latino. La escritura rusa se originó de la griega. Se denomina “escritura cirílica”, por alusión al nombre de “Cirilo”, apóstol de los eslavos (siglo IX), a quien se debe la adaptación del alfabeto griego a la lengua eslava.
  4. Comprende el ibérico, el turdetano y el bástulo-fenicio.
  5. Rama septentrional: alfabetos rúnicos.
  6. Rama hindo-homerita, de la cual se originaron, entre otros, el magadhi y el devanagari o sánscrito.


El alfabeto etrusco

Características de la escritura. Alfabeto etrusco en sus distintas formas y transcripción de los caracteres.

Como se ha señalado en la rama central, del alfabeto fenicio también derivó el etrusco, aunque algunos autores sostienen que el mismo proviene del griego arcaico.

Son numerosas las inscripciones en etrusco que han sido halladas en Toscana, Italia. Sin embargo, la lengua etrusca constituye, todavía hoy, un enigma. Muchos de los misterios que envuelven la historia de este pueblo, se aclararían si sus inscripciones pudieran descifrarse.

Alfabeto griego

Características de la escritura. Letras del alfabeto griego.

La escritura griega se ha mantenido casi tal cual se usaba en los tiempos de Esparta y Atenas.

Quien se dedica a los estudios clásicos, debe conocer la escritura y la lengua griegas. Sólo así podrá gustar la belleza de las obras maestras de la antigua literatura helénica.

Cabe advertir que la palabra “alfabeto” deriva del nombre de las dos primeras letras de la escritura griega: “alfa” y “beta”.

Se denomina también “abecedario”, aplicado al alfabeto latino y derivados, y “alefato”, al hebreo y árabe.

La escritura de los romanos


Los romanos emplearon distintos tipos de escritura: escritura lapidaria, escritura capital cuadrada, capital rústica, uncial elegante y uncial cursiva:

  • Escritura capital cuadrada: de ella derivaron todas nuestras escrituras.
  • Escritura capital rústica: trazada con la pluma muy inclinada.
  • Escritura uncial elegante: inspirada en la escritura capital cuadrada. Se llamaba “uncial” porque medía una pulgada de altura, y la pulgada era, para el pie, lo que la onza (uncia) para la libra.
  • Escritura uncial cursiva: derivada también de la capital cuadrada.


En un comienzo, la forma de la escritura latina era única y escrita sólo en letras mayúsculas. Con el pasar del tiempo se realizaron las distinciones señaladas.

La escritura mayúscula se dividió, por su diferente forma de ejecución, en escritura capital y uncial:

La primera tenía las letras de líneas casi siempre rectas. Solía emplearse, sobre todo, en las inscripciones de monumentos, ya que era la más adecuada para grabar con cincel en la piedra (escritura capital cuadrada).

Otro tipo de escritura capital, de más fácil ejecución, se llamó “escritura capital rústica”.

La escritura uncial, más curvilínea, solía utilizarse en los títulos ornamentales, escritos con pluma.

Hasta el siglo XIV se emplearon los diferentes caracteres latinos. Por ese tiempo comenzó a aparecer en Italia un nuevo tipo de escritura, utilizado en la corte pontificia, que llevó el nombre de “escritura de las cartas pontificales”.
Escritura de las cartas pontificales.

Otros tipos de escritura


La escritura utilizada en los libros del siglo VIII, se denominó “escritura libresca italiana”.

Pese a la perfección de los caracteres, se trataba de páginas manuscritas, puesto que aún faltaban siete siglos para la invención de la imprenta, con sus prácticos tipos móviles.

Los caracteres góticos mayúsculos recuerdan, en su conjunto, la trama de un tejido, por lo que suele llamárselos “textura”, sobre todo, en los casos de viejos manuscritos.

Como ejemplo de la escritura del siglo XVI, tenemos los llamados “caracteres cancillerescos romanos”. Se cree que los mismos pueden haber sido creados por Juan Bautista Palatino, de Rossano, hacia el año 1545.

En este tipo de escritura, aparecen por primera vez las letras unidas una con otra, formando palabras; pues antiguamente, en la escritura realizada a mano, las letras de una palabra siempre aparecían separadas.

La escritura cancilleresca romana fue muy utilizada también durante los siglos XVII y XVIII.

A fines del siglo XVIII, aparece por primera vez en Francia la llamada “escritura redonda”, la cual tuvo gran importancia durante el siglo XIX, y aún hoy es empleada en la realización de títulos, direcciones, diplomas y otros escritos que suelen dibujarse con tintas especiales.

Destacan además la escritura inglesa grande, muy popular al final del siglo XVIII, y la escritura inglesa cursiva, empleada también en la actualidad.

Métodos especiales

(estenografía o taquigrafía, escritura musical, escritura de los números y código Morse)


Entre los métodos especiales de escritura, está incluida la escritura estenográfica o estenografía (del griego: “stenos”, apretado, “graphein”, escribir; es decir, “escritura abreviada”), más comúnmente conocida con el nombre de “taquigrafía”.

Esta escritura ha sido ideada con el fin de ofrecer la posibilidad de escribir a la misma velocidad con que se habla. Ha sido empleada, sobre todo, para consignar lo que dicen los oradores durante conferencias, procesos y clases.

Se ha utilizado también para trabajos de oficinas comerciales, y, en general, en todo sitio donde la rapidez para el registro de las palabras pronunciadas resultase fundamental.

Las letras del alfabeto estenográfico se hallan reducidas a signos brevísimos, que fácilmente pueden unirse entre sí formando palabras. Las consonantes dobles se escriben como simples, y los sonidos compuestos más frecuentes cuentan con signos especiales muy breves. También las palabras de uso más común, se suelen representar con un único símbolo.

Se cree que ya los romanos empleaban una forma de estenografía, con el fin de registrar las piezas oratorias de políticos y juristas.

Los primeros “taquígrafos” fueron, sin duda, esclavos. El desarrollo del parlamentarismo y del juicio por medio de jurados, en el siglo XIX, determinaron una notable difusión de esta técnica.

En los países de habla castellana fueron creados diversos sistemas (Pitman, Martí, Larralde, etc.), adecuados a la fonética de nuestro idioma. Todos ellos se basan en signos simples, claros e inconfundibles, unidos mediante reglas racionales y sencillas.

Otra popular forma de escritura es la llamada “escritura musical”.
Escritura musical. Pentagrama con notas musicales escritas.

Puede decirse que, así como la escritura de las palabras se sirve de letras, la de los sonidos musicales se vale de notas, que distribuye en cinco líneas paralelas, llamadas “pentagrama” (del griego: “penta”, cinco, y “grammé”, línea).

De esta forma, cada signo expresa el valor de una determinada nota, según el sitio que ocupa en el pentagrama.

En tiempos anteriores a Gregorio Magno (siglo VI), existieron más de 900 símbolos musicales. A partir de entonces, la escritura musical se ha simplificado paulatinamente.

La escritura de los números también tiene su origen en tiempos remotos.
Escritura de los números griegos, egipcios, romanos y arábigos.

Algunos pueblos antiguos utilizaron palabras para indicar los números; pero la imposibilidad de hallar una palabra nueva para cada número, los impulsó a la creación de sistemas diferentes.

Los antiguos egipcios empleaban pequeñas rayas, que posteriormente agrupaban de dos en dos.

Los griegos, por su parte, ante la necesidad de un sistema de notación numérica, utilizaron las primeras letras de su alfabeto, haciéndolas seguir por una especie de apóstrofo.

También los romanos se valieron de sus letras para designar cada número: la letra I, por ejemplo, se utilizaba para indicar el número 1; la V, para el número 5; la X, para el 10; la L, para el 50; la C, para el 100; la D, para el 500 y la letra M, para el 1000.

Una vez agrupados los caracteres en determinadas posiciones, resultaba perfectamente posible indicar todos los números existentes. Este método aún se suele utilizar en casos puntuales (cierto tipo de relojes, notación de capítulos en un texto literario o redacción, etc.).

Fueron los árabes los primeros en introducir a occidente el sistema de cifras que se utiliza en nuestros días. Por esta razón, a éste se le denomina “números arábigos”. Es a los hindúes, sin embargo, a quienes se atribuye su creación.

Información más detallada sobre el origen de los números puede consultarse en el artículo Origen del sistema decimal y hallazgo del cero.

Los números árabes fueron difundidos en Europa a través de Leonardo Fibonacci, quien en el año 1212 escribió “Liber abaci”, el primer libro de aritmética en que han sido empleados estos números arábigos.

Una escritura especial y puramente mecánica era el llamado “código Morse”, del nombre de su creador, el norteamericano Samuel Morse. El código o clave Morse era útil para transmitir mensajes por medio del telégrafo, y se componía únicamente de puntos y rayas, agrupados en diferentes formas.
Escritura especial. Alfabeto del código Morse.

Formas actuales de escritura


Varios son los tipos de escritura actualmente en uso entre los distintos pueblos:

Resulta interesante conocer cuáles son los signos con que se esfuerza por aprender las primeras palabras el escolar etiópico, o el siamés (Tailandia) o el bengalí, en la actualidad; puesto que, aunque la mayoría de los pueblos utiliza ya el alfabeto latino, existen todavía, sobre todo en Asia, decenas de otros pueblos que emplean escrituras diferentes.

Por otra parte, no todos los libros del mundo empiezan por la izquierda: los hay que comienzan por la derecha. Además, no todas las líneas se leen de izquierda a derecha: existen escrituras en que se procede a la inversa.

Y por último, existen también aquéllas que se deben leer en líneas verticales, de arriba hacia abajo.

Lectura basada en información extraída de “Enciclopedia estudiantil” y “Diccionario enciclopédico ilustrado”.

Artículos recomendados:

Origen y características de la lengua de señas

Escritura y personalidad

Importancia del latín

Escribir garabatos al hablar por teléfono

Si deseas apoyar el sitio, por favor comparte este artículo sobre el origen y las características de la escritura.
Leer más...

domingo, 21 de octubre de 2018

PLANTAS MEDICINALES (CÓMO UTILIZARLAS)

Plantas medicinales. Dos tazas de infusión de hierbas, con sus hojas dentro y otras sobre la mesa.
Sabemos que las plantas medicinales pueden resultar un excelente aliado a la hora de cuidar nuestra salud, belleza y bienestar físico, pero… ¿cómo debemos utilizarlas?

Plantas medicinales. Gran planta de aloe.


  1. Cómo utilizar las plantas medicinales
  2. Cómo y por qué comer plantas
  3. Jugos naturales
  4. Infusión
  5. Decocción
  6. Maceración
  7. Plantas medicinales en polvo
  8. Tintura
  9. Hierbas medicinales sedantes (la infusión correcta en el momento justo)
  10. Anís
  11. Boldo
  12. Eucalipto
  13. Hierba Luisa o cedrón
  14. Malva
  15. Valeriana
  16. Otras lecturas sobre plantas


Cómo utilizar las plantas medicinales

Mortero con plantas medicinales dentro.

Existen diferentes formas de aprovechar las sustancias beneficiosas de las plantas, ya sean hierbas medicinales, o bien nutritivos vegetales empleados con fines alimenticios. Una de ellas consiste en ingerir directamente la planta, siempre y cuando ésta sea comestible.

Descubre en este vínculo diez de las plantas medicinales comestibles más populares que puedes consumir a diario.

Cómo y por qué comer plantas

Comer plantas. Hojas de lechuga de dos clases diferentes dentro de un recipiente.

¿Por qué motivo comer las plantas es una buena opción?:
Porque ésta será, sin duda, la manera más eficaz de incorporar al organismo los principios activos de las mismas.

¿De qué forma ingerirlas?:
El consumo de plantas y vegetales es recomendable para la salud, tanto si éstos se utilizan crudos como cocidos, aunque la planta cruda siempre será aprovechada por el organismo de manera más rápida y eficaz.

Jugos naturales


Los jugos naturales son ideales para consumir vegetales frescos.
Además de ser fácilmente digeribles por nuestro organismo, éstos nos permiten incorporar mayores cantidades de alimento, sacando el máximo partido de sus propiedades beneficiosas.

Por ejemplo:
No es posible consumir 2 kg de zanahoria en una misma ingesta, sin embargo, beber dos vasos de jugo natural de zanahoria supone una cantidad equivalente, y los podremos consumir en unos pocos minutos sin ocasionar daño alguno a nuestro cuerpo.

Para que los jugos naturales resulten efectivos, es conveniente que sean preparados e ingeridos de forma inmediata.

Infusión


La infusión es la forma más común de extraer los principios curativos de las flores, hojas y otras partes blandas de la planta, ya sean frescas o secas.

Para preparar correctamente una infusión, es necesario verter agua hirviente sobre la dosis de planta desmenuzada, dejar reposar de tres a cinco minutos y colar la preparación antes de beber.

Decocción


La decocción suele utilizarse con el fin de extraer los principios activos de la corteza, raíces o partes duras de una planta.

La misma puede prepararse de diversas formas, dependiendo del vegetal que vayamos a utilizar.

Una de ellas consiste en colocar las plantas en remojo durante una noche completa a fin de hervirlas al día siguiente, o bien sumergir la planta en agua fría, para luego hervir durante uno o dos minutos a fuego lento.

Es importante respetar de forma exacta las instrucciones correspondientes para la decocción de cada planta.

Maceración


La maceración es un proceso más lento que los anteriores, y se suele recurrir a él en el caso de que altas temperaturas hayan alterado parte de los principios activos de una planta.

Para realizar este proceso, es necesario desmenuzar muy bien la planta y sumergirla en agua a temperatura ambiente, tapar y dejar reposar de ocho a diez horas antes de consumir.

Plantas medicinales en polvo


Otra opción muy común para aprovechar los beneficios de las plantas medicinales, consiste en reducirlas a polvo.

El procedimiento debe realizarse secando determinadas zonas de la planta (las partes que deseamos utilizar), y moliéndolas en el momento de consumir.

El polvo de la planta deberá disolverse en medio vaso de agua mineral o hervida, o bien podrá comprimirse en forma de grageas.

Las plantas medicinales en polvo también son útiles para rellenar cápsulas, las cuales pueden suministrarse posteriormente al igual que cualquier medicamento convencional.

Tintura


Se denomina “tintura” a la maceración de la planta realizada con alcohol en lugar de agua.

A diferencia del proceso de maceración, la preparación deberá reposar durante diez días, muy bien tapada y completamente apartada de la luz.

Una vez cumplido el plazo correspondiente, será necesario filtrarla, y posteriormente conservarla dentro de uno o varios recipientes herméticos.

La tintura de plantas medicinales debe suministrarse en gotas añadidas al agua mineral o en infusión.

Hierbas medicinales sedantes

(La infusión correcta en el momento justo)

Existen diferentes plantas o hierbas medicinales que, además de poseer otras propiedades beneficiosas para el organismo, actúan como efectivos sedantes naturales.

En caso de padecer insomnio, bastará con preparar y beber “la infusión correcta en el momento justo” para sacar partido a sus bondades, las cuales nos ayudarán a disminuir la excitación nerviosa y conciliar el sueño.

Anís:


Además de ser un excelente tónico, el anís produce efectos sedantes.

Se recomienda preparar una infusión de semillas, con media cucharadita por cada taza de agua.

No es conveniente beber más de cuatro tacitas de anís al día.

Boldo:


Conocido por su acción como colagogo, y muy efectivo contra afecciones hepáticas y cólicos biliares, el boldo posee también un efecto tranquilizante.

Es recomendable beber en ayunas una infusión preparada con media cucharadita de hojas secas trituradas, en una taza de agua hirviente.

Eucalipto:


Eficaz en las afecciones de las vías respiratorias, la infusión de eucalipto es también tranquilizante y combate el dolor de cabeza.

Es ideal preparar la infusión utilizando dos cucharadas de hojas de eucalipto por cada taza, y consumir tres tazas diarias.

Hierba Luisa o cedrón:

Planta de hierba Luisa o cedrón.

La hierba Luisa (conocida también como “cedrón”), es una planta medicinal con acción digestiva, pero además puede resultar útil para combatir el insomnio.

Se aconseja beber una infusión de esta hierba una, dos o tres veces al día, preparada con dos cucharaditas de hojas por taza.

Malva:


Una infusión de malva, preparada con una cucharada de hojas por taza y suministrada tres veces por día, actuará como un suave sedante natural.

Valeriana:


Popularísima y muy efectiva, una tisana preparada con una cucharadita de valeriana por taza combate los desórdenes nerviosos, favorece el sueño y reduce la excitación.

Otras lecturas sobre plantas:


Importancia y beneficios de las flores

Propiedades de las violetas

Hierbas aromáticas y especias

Beneficios del comino

Si deseas apoyar el sitio, por favor comparte este artículo sobre plantas medicinales.
Leer más...

domingo, 14 de octubre de 2018

ORIGEN DEL SISTEMA DECIMAL Y HALLAZGO DEL CERO

Sistema decimal. Números decimales con cero, escritos sobre fondo blanco.
Sistema decimal: ¿una creación hindú?

Lee con atención este artículo y descubre rápidamente el origen del sistema decimal, el hallazgo del número cero y otros descubrimientos importantes en la historia de las ciencias matemáticas.

Origen del sistema decimal y hallazgo del cero


Uno de los grandes aportes de la civilización de la India a la ciencia y el pensamiento occidentales, fue el hallazgo del cero y la invención del sistema decimal.

Sin estas valiosas contribuciones, el universo moderno de la inteligencia artificial, los ordenadores, la navegación espacial, etc., no hubiese resultado posible.

El desarrollo del conocimiento de las matemáticas alcanzó su apogeo en la India durante el llamado período Gupta (siglo IV al VI d. C.).

La inscripción más antigua que recoge los nueve dígitos y el cero data del año 595 d. C.

Si bien es muy probable que este sistema fuese utilizado por los matemáticos indios con algunos siglos de antelación, el tratado de Aryabhatiya, que toma el nombre de su autor (Aryabhata), escrito en el año 499 lo presupone.

Este genial matemático indio realizó el cálculo de Pi en 3.1416, más aproximado que el de los griegos, y además expuso por primera vez cuestiones como las raíces cuadradas y cúbicas, las progresiones matemáticas y los factores.

A diferencia de la concepción numeral cuantitativa o espacial que poseían los griegos, los indios tenían una comprensión abstracta de los números.

Números. Gráficas y ecuaciones matemáticas en una pizarra.
Si la ciencia matemática de los primeros se fundamentaba en la geometría, en la India el desarrollo del álgebra hizo posible que los números fuesen en sí mismos materia de estudio, lo que les permitió realizar cálculos más complicados.

Durante largo tiempo se creyó erróneamente que los árabes habían inventado el sistema decimal.

En realidad, los árabes conocieron las matemáticas indias por medio de los mercaderes que comerciaban con la costa occidental del subcontinente; por este motivo, a las matemáticas las llamaban “hindisat” (el “arte indio”).

El sistema decimal fue utilizado entonces por los comerciantes árabes para sus diferentes transacciones. De esta manera, el ordenamiento decimal se introdujo en Europa bajo la forma de sistema numeral árabe y éste, a su vez, reemplazó al romano que, al igual que el de los griegos y los hebreos, utilizaba símbolos distintivos para las decenas y centenas.

Datos extraídos de revista Clío.

Lectura recomendada:

Origen de la numerología
Leer más...