domingo, 27 de septiembre de 2009

EN HONOR A NUESTRAS AMIGAS

Texto de reflexión sobre nuestras amigas


CONSEJO DE MUJER

Era joven y recién casada. Me tomaba un té frío en un día caliente de verano bajo la sombra de un árbol.
Hablaba con mi cuñada, conociéndonos a medida que me contaba de su vida y yo le contaba de la mía. No era mucho mayor que yo, pero tenía tres hijos, y parecía ser ya una madre sabia con experiencia. Jamás olvidaré el consejo que me dio aquel día:
"Consíguete amigas", me dijo, mientras hacía sonar los cubos de hielo que le quedaban en el vaso.
"Necesitarás amigas, ir a sitios con ellas, salir de la rutina y hacer cosas para variar".
Consideré que el consejo sonaba absurdo en ese momento, porque me acababa de casar y pensaba que entraba en un mundo diferente: el de las parejas. . . ¿o no? Ya era una mujer casada, santos cielos, no la niña aquélla que necesitaba amigas. Pero seguí su consejo al pie de la letra y me busqué unas amigas.
Según pasaban los años iba entendiendo paulatinamente a qué se refería mi cuñada aquel día, cuando me brindó su sabio consejo:
  • Las amigas llegan a tu casa, te traen comida y te arreglan el baño cuando estás enferma.
  • Las amigas cuidan a tus hijos y guardan tus secretos.
  • Las amigas te quieren aun cuando no están de acuerdo con tus decisiones.
  • Las amigas te dan consejos cuando se los pides (aunque a veces los sigas y a veces no).
  • Las amigas se ríen contigo y no necesitan de chistes tontos para empezar a reírse.
  • Las amigas te sacan de apuros.
  • Las amigas están ahí cuando las necesitas, al instante. Están ahí cuando llegan esos momentos difíciles; no te dan la espalda.
  • Las amigas te escuchan cuando pierdes tu trabajo o cuando pierdes a tu esposo.
  • Las amigas te escuchan cuando tus hijos te rompen el corazón.
  • Las amigas te escuchan cuando la mente y el cuerpo de tus padres van decayendo.
  • ¡Mis amigas hacen de mi vida una bendición!.
Alguna vez fuimos más jóvenes, sin idea de lo que nos esperaba más adelante, ni de las alegrías o los momentos tristes que nos faltaba pasar. Jamás tuvimos idea de lo mucho que necesitaríamos las unas de las otras.

Comparte este mensaje con tus amigas y hazles saber cuánto las aprecias. También sirve para reparar amistades malogradas o desatendidas. ¡No pierdas la oportunidad!.

Términos clave de este artículo:


Imprimir votar

0 opiniones de los lectores:

Publicar un comentario en la entrada

¿Cuál es tu opinión sobre este artículo?; ¿tienes más datos para aportar o algo que sugerir?; ¿tienes una duda o alguna idea para compartir?:
Escribe aquí tu comentario. Hazlo con educación y respeto.
No utilices este espacio para hacer publicidad. Los comentarios de esa clase serán eliminados.