martes, 23 de noviembre de 2010

EL ARTE DE PONER LA MESA

Arte de poner la mesa. Mesa puesta con mantel, platos, cubiertos, copas y servilletas
Poner la mesa y organizar eventos es un "arte"

Desde reuniones familiares, encuentros románticos, negocios millonarios, acuerdos internacionales, hasta importantes momentos bíblicos como la Última Cena, se han desarrollado bajo un mismo denominador: la mesa. Es así como esta "testigo de la humanidad" atrae a comensales de distintas culturas, religiones, razas y gustos, bajo el alero de una comida bien servida.

Etiqueta de mesa

El diccionario de la Lengua Española, define la palabra "etiqueta", como el "ceremonial de los estilos, usos y costumbres que se debe guardar en las casas reales y en actos públicos solemnes", o también "ceremonia en la manera de tratarse las personas particulares o en actos de la vida privada, a diferencia de los usos de confianza o familiaridad".
Así vemos que, independientemente de la comida que se sirva, el lugar donde ocurra, el nivel de formalidad o la cantidad de personas que se reúnan, existe un "idioma universal" para su realización.
"Casi siempre, cuando uno está frente a una mesa organizada de acuerdo a los patrones de etiqueta, uno ya tiene una idea preconcebida de lo que se va a servir en el menú. Y eso, porque quien estudia este mundo, conoce los cubiertos, sus usos y significados", señala la experta en etiqueta Lietty Raventus de Pubillones, directora de una importante escuela americana especializada en este tema.
Según los entendidos, nada de lo que se dispone en la mesa ha sido puesto al azar, sino que todo tiene un porqué, ya que cada objeto forma parte de un gran sistema de usos y tradiciones. Entonces, a partir del punto básico (la mesa), se construye una creación culinaria.
Los pilares esenciales para armar un evento formal o informal, en cualquier estilo y número de comensales, son las copas, vajilla, cubiertos, un mantel o individuales y un centro de mesa decorativo.
Para cumplir con estas reglas, existen ciertos pasos a seguir.

Vistiendo la mesa

En una comida formal, es siempre recomendable usar un mantel blanco o de colores pastel para cubrir la mesa, ya que de inmediato le aporta un toque de elegancia al encuentro. Además se necesita de un arreglo o centro, el que puede ser de flores naturales, candelabros si es después de las cinco de la tarde, o frutas y vegetales para los más creativos.
"Hay que tener mucho cuidado con las decoraciones florales que se elijan, ya que hay perfumes muy fuertes que, además de molestar a los invitados, pueden perturbar el aroma de la comida que se va a servir", opina Raventus.
Los centros de mesa deben coincidir con la celebración o evento que se organiza, por lo que un motivo navideño en Diciembre o una figura oriental en una comida japonesa, serían una excelente alternativa.
¿Cuándo se deben usar los individuales? Para un desayuno en casa o una cena informal familiar son ideales, pero nunca deben colocarse sobre el mantel; escoja una de las dos opciones.
El segundo punto a tener en cuenta, son los cubiertos. La regla a seguir, es que deben ser colocados de acuerdo con el orden en que se utilizarán, y dirigiéndose de afuera hacia adentro. Así, el esquema se conforma de cuchillos y cuchara de sopa a la derecha, tenedores y cuchillo de mantequilla, que va sobre el plato del pan, a la izquierda.
Nunca deben ponerse cubiertos que no se vayan a utilizar, y deben ser, en número, no más que para tres comidas.
La cuchara que se ubica delante del plato base es para el postre, y puede ir acompañada por un tenedor y un cuchillo, si se ofrecen sólidos como frutas o tortas.
En el caso de la vajilla, es ideal que armonice con la habitación en que se dispone. Por ejemplo, unos platos azul marino en un cuarto de colores pastel, podría considerarse de mal gusto.
El posaplatos o plato base, es el pilar principal para su distribución; existen de diferentes estilos, y el de plata es el más popular.
Hay grabados con las iniciales del nombre de la familia, o con el escudo de armas, los cuales se originaron en Europa, como parte de las costumbres aristocráticas. Sobre el posaplatos se coloca el de comida principal, que nunca es más grande que el primero. A su vez, sobre el segundo se coloca uno para la ensalada, si es que no se va a servir una entrada. También en este conjunto se agrega el del pan y la mantequilla, que se ubica siempre a la izquierda.
"Más de una vez me han "robado" el pan del plato que me corresponde, porque la gente tiende a confundirse, lo que provoca que toda la mesa se comporte fuera de etiqueta", comenta la experta.
Pero sin la presencia de una selección de bebidas, no hay una verdadera cena. Por tal razón, las copas también son partes necesarias. Así, por ejemplo, está la del agua, que es la más grande y la primera dispuesta a mano derecha; le siguen las copas de vino blanco y tinto; una pequeña para el aperitivo, que generalmente coincide con el licor que se ha empleado para la elaboración de los platos; y la de champagne, que se sirve para acompañar el postre.
Las copas pueden diferenciarse en estilos y tamaños. La de vino tinto es más amplia en su boca que la del blanco, ya que se debe dejar "respirar" el líquido, con el fin de disfrutar el sabor en su mejor condición.

Tipos de eventos

¿Qué diferencias existen entre un buffet, un cóctel y un evento comercial?.
La manera más sencilla y entretenida de realizar una fiesta en casa es el buffet.
Esta forma social, da flexibilidad en el número de personas que se quiera invitar, como también evita "dolores de cabeza" a los anfitriones, ya que su funcionamiento se basa en el "autoservicio". Las personas eligen de un conjunto de comidas, las que más les gustan. "Es una manera de agradar a los comensales, porque no todos tienen las mismas preferencias, lo que da pie a que la mayoría quede contenta".
Según la profesora Raventus, no todos los alimentos son apropiados para un evento como éste. Tal es el caso de las pastas, que si no son preparadas al minuto, se resecan perdiendo su frescura.
Por otro lado, los cócteles son una ocasión ideal para que la gente se conozca libremente. Son excelentes como antesala para una comida, ya que facilitan que "se rompa el hielo" a la hora de sentarse en una mesa donde todos son desconocidos. Generalmente se enmarcan dentro de un horario de inicio y final, de manera de evitar que la gente "se pase con algún trago de más", aún si es en una casa privada. Y para incorporar a los que no gustan de las bebidas alcohólicas, o para los abstemios, está muy de moda servir jugos o aguas naturales y gaseosas.
En el caso de los eventos de índole comercial, muy usados en estos tiempos para cerrar importantes negocios, se siguen los mismos pasos de la etiqueta formal, pero creando para cada persona una identificación corporativa. En este tipo de reuniones se estila el intercambio de tarjetas de presentación, para consolidar lazos entre las compañías participantes.
Aunque no existe una regla definida en cuanto a la cantidad de personas que debieran sentarse a una mesa, sí está claro que lo ideal es una distribución intercalada de hombres y mujeres, con el fin de enriquecer la conversación. Además es sabido que, si existen diferenciadores de rango, a la manera americana, los de más alto nivel deben sentarse a las cabeceras, en cambio, al estilo europeo, los más importantes deben hacerlo en el punto medio de la mesa.
Es importante que recuerde siempre, que cuando usted disfruta de una rica cena en familia, o un importante almuerzo de negocios, hay un infinito mundo de signos, que aunque no requieren de palabras, pueden encontrarse en una "sopa de letras".

¡No olvides compartir y comentar este artículo!

¿Conoces otras reglas de etiqueta importantes a la hora de organizar eventos y poner la mesa?

Términos asociados:


Imprimir votar

2 comentarios:

  1. Glup,la mesa está servida.
    Te contaré una pequeña anécdota de mi hija mayor,yo siempre les enseñé y les exigí a mis hijos modales en la mesa y en la vida......ellos por supuesto siempre refunfuñaron....en fin hijos al fin,pero en determinado momento a mi hija la mandan a trabajar a Francia(ella trabaja en una bodega en la prov de Mendoza)a unos hermosos Chateaux,me llama por teléfono y me dice:"mamá gracias por haberme enseñado ceremomial y protocolo",no sabés lo que es esto!!!

    Mirá Sole siempre les dije a mis hijos lo siguiente:que no importa la mesa en que se tengan que sentar puede ser la de un mendigo o un rey,pero los cubiertos hay que saber manejarlos a la perfección.
    Como siempre un gusto leerte.
    Te dejo muchos jazmines.
    Besos.
    Ambar...

    ResponderEliminar
  2. Ambar:
    Tienes toda la razón; los buenos modales son sumamente importantes, sin importar dónde ni con quién estemos compartiendo la mesa. Creo que es algo que debería enseñarse en todos los hogares, independientemente de la situación económica; creo que es una cuestión de educación.
    Permíteme felicitarte, ya ves que has hecho muy bien en darle estos conocimientos a tu hija. Yo a la mía también le he enseñado a comportarse correctamente en la mesa desde que comenzó a comer solita, y la verdad es que estoy orgullosa de sus modales, y no es por presumida ni porque sea mi hija, como te decía, creo que es una cuestión de buenas costumbres.
    Gracias, amiga, por venir a acompañarme como siempre.
    ¡Besotes, y que tengas un lindo día!.

    ResponderEliminar

¿Cuál es tu opinión sobre este artículo?; ¿tienes más datos para aportar o algo que sugerir?; ¿tienes una duda o alguna idea para compartir?:
Escribe aquí tu comentario. Hazlo con educación y respeto.
No utilices este espacio para hacer publicidad. Los comentarios de esa clase serán eliminados.